Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aeropuerto de Barcelona

Aena reactiva los planes para construir su ciudad aeroportuaria en Barcelona

El gestor aeroportuario quiere presentar el proyecto después del 30 de septiembre, una vez aclarado el futuro inmediato del aeropuerto de El Prat

Un avión despega del aeropuerto de El Prat.

No habrá ampliación del aeropuerto de Barcelona a corto plazo, pero se mantienen los planes para construir la ciudad aeroportuaria que Aena ambiciona desde hace más de 15 años. Fuentes de la compañía que preside Maurici Lucena han confirmado a este diario que las líneas maestras del proyecto se presentarán a los inversores a partir del 30 de septiembre, una vez se haya aclarado el futuro más inmediato del aeródromo catalán. Las inversiones podrían rondar los 1.200 millones de euros durante las dos próximas décadas, siempre que se mantengan los parámetros ya esbozados en 2018. De ese modo, El Prat seguiría la estela de Barajas, que ya presentó sus planes en sociedad hace dos meses.

La ciudad aeroportuaria aspira a transformar las inmediaciones de El Prat en un centro logístico, empresarial y de servicios. La última vez que se planteó, hace tres años, contemplaba el desarrollo urbanístico de 328 hectáreas, 269 de las cuales son edificables. De acuerdo con aquellos planes, el proyecto incluía un parque logístico, un área para empresas de comercio electrónico, una zona de servicios con hoteles restaurantes, o edificios de oficinas para compañías de distinta índole. Por entonces, el cambio de Gobierno un año después acabó dejando los planes en el aire, pero tras el fiasco de la ampliación, han vuelto al centro de la agenda del gestor aeroportuario.

“Lo fundamental es encontrar inversores para que nos acompañen y escoger el momento adecuado para lanzar el proyecto”, aseguran fuentes de la compañía. Aena sostiene que todas las tierras donde se construiría son ya de su propiedad y, en ningún caso, sería necesaria una recalificación urbanística. Tampoco espera dificultades semejantes a las que comporta el alargamiento de la tercera pista de El Prat porque ninguno de los predios tendría protección medioambiental.

El negocio tradicional de los gestores aeroportuarios ha estado centrado en las tarifas que cobran a las aerolíneas por utilizar sus instalaciones. Pero cada vez más el filón de su negocio está en las actividades comerciales de los aeropuertos, desde la logística a la publicidad. A expensas de que se haga público el plan, Aena pretende replicar en Barcelona el modelo de Madrid, donde busca a un inversor privado con el que asociarse en una sociedad mixta para desarrollar la primera fase del plan.

Fuera de la puja por La Ricarda

Lo que está parado es el proyecto de ampliación de El Prat y, con ella, la posibilidad de que Aena trate de comprar el espacio natural de La Ricarda, pese a la predisposición de sus dueños a contemplar ofertas, tal y como publicó El Periódico de Catalunya. "Aena ha retirado la ampliación de su plan de inversiones para el próximo quinquenio, de modo que no existe ninguna necesidad objetiva de plantear la compra", aseguran sus fuentes. Hace unos meses los directivos de la compañía visitaron la finca de La Ricarda, pero no se llegaron a plantear ofertas. “Es el único contacto que tuvimos con los propietarios. Fue la familia quien mostró su interés y disponibilidad en mostrar el terreno. Es el único contacto que hemos tenido”, añaden esas mismas fuentes.

Compartir el artículo

stats