Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lucha sindical también es un ‘cuento’

El sindicato reivindica la vigencia y la importancia de las luchas sociales ante la «ofensiva neoliberal» para «eliminar a los colectivos»

Presentación del libro, ayer en València. | CC OO-PV

El relato importa y Comisiones Obreras no quiere ser ajeno a su construcción. El sindicato presentó ayer por la tarde en su sede de València el segundo volumen de la saga ‘Conciencia de clase. Historias de las Comisiones Obreras’, en un acto que contó con la presencia de la secretaria general de CC OO-PV, Ana García, y del secretario general de la organización estatal, Unai Sordo.

Bruno Estrada, adjunto a la secretaría general y coordinador del proyecto, explica a este diario el origen de la iniciativa: «Queremos dar a conocer historias de gente anónima y que trabaja para el conjunto de la sociedad a través del movimiento sindical». Este segundo volumen está compuesto por doce «cuentos» o «historias con minúscula», una docena de «historias reales ficcionadas» que sirven para reivindicar el casi medio siglo de vida que contempla a CC OO.

Estrada considera que ahora, tras una pandemia que ha dejado ver la importancia de los servicios públicos, es un buen momento para lanzar un contraataque a la «ofensiva neoliberal que se esfuerza en generar únicamente individuos y en eliminar a los colectivos». Los sindicatos también han salido reforzados de esta crisis, entiende. «El diálogo social y la posición de los sindicatos de estar abiertos al pacto y de proponer herramientas novedosas y efectivas como los ERTE se ha considerado como importante» por la sociedad, celebra.

Por eso, el coordinador del libro destaca que esta segunda edición no bebe solo de la nostalgia de la lucha sindical en los últimos compases de la dictadura. «Hay historias de los años 70 y 80 pero también hablamos de Amazon», apunta. Porque, añade, «el día a día también importa» y «la precariedad juvenil actual nos obliga a seguir trabajando por el movimiento sindical».

De hecho, ese cambio de realidad supone un trabajo extra para las organizaciones sindicales. «Es un reto en términos organizativos, pero victorias como la obtenida con la ‘ley rider’ demuestran que gozamos de buena salud».

Movimientos diluidos

En la presentación también estuvieron presentes dos de los escritores, el valenciano Martí Domínguez y Aitana Castaño, que intervino por videoconferencia. Domínguez entiende que el libro «busca reflexionar sobre la lucha sindical y los movimientos obreros, un tema muy de moda tras la dictadura pero que se ha ido diluyendo en un mundo neoliberal en el que, cada vez más, lo único importante es el rendimiento económico».

El valenciano aborda en su relato la «peculiar» huelga de Motor Ibérica en 1976. Las mujeres de los trabajadores se encerraron en la iglesia de Sant Andreu (Barcelona) para unirse a la protesta, «y ahí fue cuando tomaron conciencia de sus propios derechos, lo que la convirtió en una reivindicación feminista». El escritor reflexiona que estos movimientos «quizá hoy no serían posibles», ya que «no nos sentimos capaces de provocar cambios», si bien de aquellas huelgas «emana el patrimonio sindical actual».

Compartir el artículo

stats