Hasta 62 locales comerciales y de hostelería ubicados en los aeropuertos valencianos se beneficiarán de la enmienda que este jueves aprobó el Congreso de los Diputados y que obliga a Aena a rebajar los alquileres para ajustarlos al descenso de pasajeros que se ha producido desde el inicio de la crisis sanitaria, según los datos aportados por la propia gestora aeroportuaria a este diario.

Aena, empresa participada al 51 % por el Estado, suspendió en su día las cuotas durante los tres primeros meses de la pandemia y posteriormente ofreció rebajas del 50 % en aplicación de un real decreto aprobado por el propio Gobierno. Ahora, el Congreso establece que, a partir del día 21 de junio de 2020, la renta mínima anual garantizada fijada en los contratos quedará reducida en proporción directa al menor volumen de pasajeros en el aeropuerto donde se ubique el local respecto al volumen de pasajeros que existió en ese mismo aeropuerto en 2019.

En Alicante, donde hay 49 locales, la caída del tráfico fue del 75,1 % en 2020 y del 74,7 % en 2021, mientras que en Manises, donde hay otros 13 establecimientos, la reducción fue del 70,9 % el pasado año y del 65,8 % en el actual.