Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mitad de la industria valenciana ya sufre la falta de piezas y el alto precio de los fletes

Un 90% de la producción alemana se ha visto afectada por los problemas de abastecimiento

La mitad de la industria valenciana ya sufre la falta de piezas y el alto precio de los fletes

La ralentización del ritmo de trabajo en las líneas de montaje de las fábricas de automóviles de España por la falta de materias primas (sobre todo semiconductores) -que afecta de lleno a factorías como las de Ford-Almussafes o del grupo Seat-Audi-Volkswagen, entre otras- acentúa la alerta que amenaza de lleno con paralizar la recuperación de otras industrias y que también comienza a afectar al ámbito de los servicios. Así lo constata un reciente informe del Banco de España, que señala que los cambios en los patrones de consumo y la «acelerada digitalización de hogares y empresas motivada por la pandemia» de coronavirus disparan la demanda y los precios de componentes eléctricos y electrónicos, así como de las materias primas; una situación que deja en el aire la la recuperación de la economía, advierten los autores del estudio Los cuellos de botella del sector manufacturero de la zona del euro, Iván Kataryniuk, Ana del Río y Carmen Sánchez Carretero.

De hecho, la mitad de las empresas manufactureras de España, incluidas las de la Comunitat Valenciana, ya tienen problemas de producción por falta de semiconductores y materias primas.

Por sectores, los más afectados durante este primer semestre de 2021 han sido los de caucho y plásticos, con un 53% de las empresas afectadas; seguido por material y equipo eléctrico (48%), automoción (43%), productos metálicos (39%), madera y corcho (35%) e informática y electrónica (33%). En total, las grandes ramas perjudicadas en España por la falta de materias primas suponían el 45% del valor añadido bruto de las manufacturas; es decir, 15 puntos más que en la anterior encuesta de abril, pero todavía muy por debajo del impacto del 90% en Alemania o del 75% en Italia. De este modo, la proporción de empresas manufactureras europeas enfrentadas a escasez de material o de equipo también marca un máximo histórico, porcentajes muy superiores al 7% que se registraba a finales de 2020.

La falta de materiales y los problemas de abastecimiento que viene padeciendo la industria podría propagarse a los servicios. En ese caso, según alerta el Banco de España, los sectores más afectados serían, además del comercio, otros como el transporte así como algunos servicios profesionales.

El Banco de España revela que «desde finales de 2020, el sector de manufacturas se está enfrentando, en el área del euro y en otras economías avanzadas a disrupciones crecientes de los procesos productivos». Además, cuenta el informe que el plazo de entrega a proveedores se ha elevado de forma espectacular, con escasos precedentes en el pasado más reciente. El informe alerta del impacto negativo que puede suponer que la crisis de las materias primas y la presión inflacionista que arrastra sobre los precios de producción se prolongue o se agudice en el futuro, «lo que podría lastrar el proceso de recuperación económica» durante los próximos ejercicios.

Por países, el fenómeno de los ‘cuellos de botella’ impacta de manera especialmente severa al tejido productivo alemán. En particular, en julio pasado, un 70 % de las empresas manufactureras germanas vieron condicionada su producción por la escasez de material o de equipo, porcentaje muy por encima del 42 % observado en abril y del rango histórico más habitual para esta variable.

Compartir el artículo

stats