Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La masiva llegada de cítricos de Sudáfrica paraliza las ventas en el campo valenciano

Los envíos del país austral a la UE aumentan un 7% de media en los últimos cinco años

«Navelinas» que se venden como españolas, cuando ni siquiera ha comenzado su recolección. | LEVANTE-EMV

Las operaciones de compraventa de cítricos en las explotaciones de la Comunitat Valenciana reflejan una clara paralización en estas primeras semanas del arranque de la campaña 2021/2022 a la vista de la información facilitada por las Lonjas de Cítricos. Esa situación de estancamiento, según advierten las organizaciones agrarias AVA-Asaja, Asaja-Alicante, Unió de Llauradors y Coag , tiene que ver con un considerable incremento de las importaciones de cítricos de Sudáfrica por parte de las cadenas de distribución con el objetivo de «reventar el mercado» en el inicio de la temporada española, que se solapa con la final del citado país austral.

Además, se están detectando «prácticas fraudulentas y erróneas en los lineales de la distribución comercial», según estas entidades, ya que se presentan supuestos cítricos españoles cuando realmente se trata de importaciones mal etiquetadas para confundir al consumidor. Eso ocurre en variedades de agrios que en la actualidad aún no han empezado ni siquiera a recolectarse en España porque no han alcanzado ni mucho menos el estado óptimo de maduración. Es el caso de las navelinas, valencia-lates o clemenvillas, entre otras.

Sudáfrica, según los balances de Comercio Exterior, ha aumentado un 7% sus envíos de naranja a la UE en la campaña 2020/2021 en relación a la media de los últimos cinco años. Por eso las organizaciones agrarias reclaman a las autoridades competentes que refuercen las inspecciones y llaman a las cadenas de distribución a realizar una «apuesta firme y decidida por el producto nacional desde el inicio de campaña», evitando prácticas especulativas y, en ocasiones fraudulentas, que sólo generan «miseria» a los citricultores.

«Las importaciones de agrios son masivas y crecientes y ya no sólo pretenden cubrir las fechas en las que puede no haber producto en nuestro país, sino que se utilizan para especular, acumulando producto traído desde miles de kilómetros de distancia, para saturar de forma artificial el mercado y tirar los precios », destaca Pedro Gomáriz, responsable del sector citrícola de Coag.

La previsión de cosecha para esta campaña, si bien es algo más ajustada que la media de las precedentes, se sitúa en cantidades más que suficientes para atender las necesidades de los mercados. El aforo presentado por el Ministerio de Agricultura para la campaña 2021/2022 estima una producción de 6,705 millones de toneladas, un 2,1% inferior a la media de los últimos cinco años. En la C. Valenciana, tal como indica la conselleria, se prevé un aforo de 3,2 millones de toneladas; es decir, un 9,1 % menos que la anterior. Eso hace prever mejores precios.

Terceros países

Con todo, Sudáfrica continúa siendo el primer origen de las importaciones de cítricos a la UE, con un volumen de 421.370 tn entre el 1 de septiembre de 2020 y el 30 de junio de 2021, seguido de Egipto (325.256 tn), que también sigue en claro crecimiento en los últimos años, especialmente en naranja. Otros suministradores son Turquía (240.555 tn) y Marruecos (139.265 tn).

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, ante la reiteración en exceso de estos errores de etiquetado en hipermercados y supermercados se ha puesto en contacto con dirigentes de estas cadenas de la gran distribución y van a enviarles un escrito para informarles de casos en los que no se corresponde el origen real de los cítricos con el rotulado en los carteles.

«Nos han asegurado que se trata de errores puntuales, que van a corregir y que van a intentar que no se repitan», indica Aguado tras asegurar que han pedido a la Conselleria de Economía Sostenible que vigile y sancione este tipo de actuaciones. «A diferencia de las importaciones -agrega Aguado- nuestra producción presenta las máximas garantías en frescura, trazabilidad, seguridad alimentaria y sostenibilidad medioambiental».

La Unió de Llauradors ha detectado, por tercer año consecutivo, la presencia de materias activas de pesticidas en cítricos (naranjas y limones) procedentes de Sudáfrica cuyo uso está prohibido en la UE, tal como reflejan las analíticas efectuadas en un laboratorio homologado.

Esta organización agraria ha comprado en varios de los supermercados e hipermercados con mayor implantación de cítricos de Sudáfrica -que son los que actualmente se pueden encontrar de forma generalizada- y los ha llevado a analizar a un laboratorio homologado. «Nosotros cultivamos con las normas más estrictas a nivel mundial, mientras otros ni son tan sostenibles ni seguros», advierte Carles Peris, secretario general de La Unió.

Compartir el artículo

stats