Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ford convoca a su plantilla y extiende el temor a aplicar un nuevo ERTE

Hoy finaliza el expediente y los sindicatos dan por sentado que la dirección planteará uno nuevo

Trabajadores de Ford a su llegada a la factoría. | PERALES IBORRA

Nadie se atreve a confirmarlo pero todas las previsiones apuntan a que un nuevo ERTE se cierne sobre Ford Almussafes. Los sindicatos de la factoría fueron convocados ayer por la dirección de la multinacional para una nueva reunión de la comisión consultiva que se debe celebrar hoy a las 12:30 horas y con el asunto «programa de producción» como único punto del orden del día, según pudo saber este diario.

La cita llega justo el mismo día en el que concluye el actual ERTE, vigente en la factoría desde el pasado mes de julio, y todo hace pensar que la empresa planteará un nuevo expediente para el cuarto trimestre para ajustar su producción a la falta de piezas.

Así se desprendía ayer de las palabras de varios representantes sindicales de la fábrica valenciana consultados por este diario. «No se puede asegurar, pero atendiendo al único punto del día y a la coyuntura general...», decía uno de ellos en referencia a la persistente escasez de microchips que está azotando al sector desde hace ya más de un año. Otra fuente sindical enfatizaba que «el ERTE que tenemos vigente finaliza mañana (por hoy), 30 de septiembre» y que ese único asunto a tratar «apunta a más dificultades para lo que queda de año» a nivel de flujo de componentes.

Es lo que ha pasado en otras plantas de producción de vehículos españolas —y europeas y mundiales—, donde estos ERTE se han ido concatenando. El último y más potente fue el acordado por Seat este mismo mes, que se extenderá hasta junio de 2022.

Almussafes tampoco ha sido ajena a estos problemas de suministro de semiconductores, que han sido los causantes de los expedientes de regulación temporal de la compañía durante prácticamente todo 2021. Ya entre enero y febrero tuvieron que parar 14 días completos y posteriormente han encadenado otros dos ERTE (de mayo a julio y el actual, de julio a septiembre). Además, el turno de noche ha estado más de cuatro meses suspendido.

Esta escasez ya ha desplomado la producción de Almussafes más que la pandemia. Si la covid se comió un 26 % de la fabricación, la falta de chips se llevó por delante el 56 % respecto a 2019.

Compartir el artículo

stats