El fabricante de chicles Chic-kles Gum -proveedor de Mercadona- registró en 2020 una facturación de 33,2 millones de euros, cifra que representa un retroceso del 14% respecto al ejercicio anterior, mientras que el beneficio neto ha quedado en 0,1 millones de euros, frente a los 1,3 millones del año 2019.

Desde la compañía explican que la pandemia de covid-19 «ha afectado con fuerza a la industria» y ha provocado un descenso del consumo de chicles, «motivado fundamentalmente por las restricciones al movimiento, el uso de mascarilla y la transformación de las rutinas y la vida social».

Sin embargo, resaltan que en 2020 la compañía «no ha parado y ha continuado mejorando la calidad de sus productos y del surtido que ofrece, gracias al talento y la actitud de sus empleados y al aprovechamiento de las mayores capacidades tecnológicas y productivas de su fábrica de Valencia, donde ya ha invertido más de 30 millones de euros en los últimos cinco años, convirtiéndose en un referente industrial en el sector».

A pesar de la caída del consumo provocada por la covid, la empresa prevé una recuperación del mercado y de sus ventas en 2021 «que consolide su posición de liderazgo en el segmento de chicles en España». Cuenta con una planta de más de 15.000m2 en Riba-Roja del Turia, donde trabajan sus 150 empleados.