El fondo australiano IFM ha logrado la aceptación del 10,83% del capital de Naturgy con su OPA (oferta pública de adquisición de acciones) a un precio de 22,07 euros, según anunció ayer la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) después de suspender de cotización a la gasista, que volvió al mercado y cerró la sesión con una subida del 4,62%. El fondo de pensionistas ha aceptado entrar en la empresa y, por tanto, renuncia a la condición de aceptación mínima fijada en el 17% del capital que le daba derecho a dos consejeros.

El consejo de administración de Naturgy, pese a considerar el precio (22,07 euros por título) «razonable» en el contexto actual de recorte de ingresos para las eléctricas aprobado por el Gobierno, rechazó la operación. Además, se generó una enorme polémica después de que IFM planteara la posibilidad de suspender temporalmente el dividendo de la compañía energética, lo que provocó el rechazo tanto del órgano de gobierno de la compañía como de su principal accionista, La Caixa, a través de Criteria. La oposición a la OPA sumaba al menos el 70% del capital, en el que también están los dos fondos CVC (alidado con los March) y GIP, además de la argelina Sonatrach.

La OPA de IFM tuvo que someterse a la aprobación del Gobierno, que tras la crisis por la pandemia estableció ese requisito en las operación de control de sociedades consideradas estratégicas por parte de inversores extranjeros. Ese visto bueno se produjo a principios de agosto, con una serie de condiciones.

Desde antes de la autorización oficial, Criteria se ha erigido en el defensor de la españolidad y del perfil industrial de Naturgy. En este sentido anunció que iría aumentando su participación hasta el 29,99%, para evitar superar el 30% que le obligaría a lanzar una OPA por el 100% del capital.