Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La empresa familiar reclama evitar trabas para crear empleo de calidad

El rey Felipe VI y la ministra de Industria alaban el trabajo realizado por este tipo de compañías durante la pandemia del coronavirus

El rey Felipe VI inauguró ayer el congreso del IEF, celebrado en Pamplona. | EFE/JESUS DIGES

El presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Marc Puig, reclamó ayer al Gobierno que «permita crear empleo de calidad» y «que no se pongan condiciones peores que las de los países vecinos con los que competimos». En el discurso de apertura del 24 Congreso Nacional de la Empresa Familiar en Pamplona, presidido por el rey Felipe VI, que defendió «la gran importancia» de la colaboración público-privada en especial con los fondos europeos ‘Next Generation’, tras una prolongada ovación de los empresarios asistentes.

La ministra de Industria, Reyes Maroto reconoció «el importante compromiso de las empresas familiares con las generaciones futuras» y el apoyo de estas compañías en la lucha contra la pandemia. Maroto desgranó las medida del Gobierno para paliar los efectos de la crisis y que gracia a ello «hoy avanzamos hacia una recuperación económica sólida» que debe ser justa.

Por su parte, Puig, ante un auditorio de unos 500 empresarios y directivos inscritos, destacó que el horizonte temporal de este tipo de compañías es la próxima generación y la vinculación con los lugares en las que fueron fundadas. La empresa familiar «tiene que generar beneficios, pero tenemos siempre presente el impacto que nuestra labor tiene en todos los grupos de interés, y no solo en nuestros accionistas», sentenció y puso como ejemplo la lucha de este tipo de empresas contra la crisis del coronavirus.

Según se desprende de las preguntas, apenas el 35% tiene previsto incrementar sus plantillas, mientras que el 58% estima que mantendrá los efectivos con los que cuenta en la actualidad y solo el 7% espera reducirlo.

El Banco de España rebaja la previsión de crecimiento del PIB

El Banco de España hará «una revisión significativa a la baja» de sus previsiones de crecimiento de la economía española para este año, que se sitúa en el 6,3%. Así lo anticipó el gobernador, Pablo Hernández de Cos, durante su comparecencia en el Congreso para los Presupuestos de 2022. Anticipó que «aún no está clara cuál va a ser la revisión de la previsión del crecimiento de 2022» -que se sitúa en el 5,9%-, a la espera de conocer nuevos datos sobre la evolución económica en la parte final del año, como los relativos al mercado de trabajo.

Compartir el artículo

stats