La bolsa española cerró ayer con un avance del 0,6 %, en una jornada marcada por la reunión del Banco Central Europeo (BCE) y el tono positivo de Wall Street, que volvió a las ganancias a pesar de que el PIB estadounidense del tercer trimestre ha sido peor de lo previsto. El principal indicador del parqué, el Ibex 35, ganó 53,6 puntos, el 0,6 %, hasta 9.025 puntos y acumula una revalorización del 10,52 % en lo que va de año. El resto de grandes bolsas europeas terminó con tendencia dispar. Mientras Londres y Fráncfort cayeron el 0,05 % y el 0,06 %, respectivamente, París subió el 0,75 % y Milán, el 0,31 %. El Euro Stocxx 50, índice que aglutina a las empresas de mayor capitalización, avanzó el 0,31 %. El BCE cumplió con lo esperado manteniendo los tipos y su plan de retirada de estímulos, aunque su presidenta, Christine Lagarde, dijo en la rueda de prensa que la inflación va a moderarse más despacio de lo que pensaban, lo que podría verse como una señal para retirar los estímulos antes de tiempo. Tras la decisión del BCE y las palabras de Lagarde el euro subió frente al dólar y el barril de Brent cayó ligeramente hasta situarse en los 83,5 dólares.