Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La economía volvió a acelerarse en verano, pero menos de lo previsto

El PIB de España mejora un 2 % en el tercer trimestre frente al segundo y el anual crece un 2,7 %, lo que complica alcanzar las previsiones del Gobierno

Clientes en la planta de ropa de mujer en El Corte Inglés de Pintor Sorolla. | M.A. MONTESINOS

La economía volvió a acelerarse en verano, pero menos de lo previsto. El producto interior bruto (PIB) experimentó un alza del 2 % en el tercer trimestre con respecto al primero, en el que había rebajado sustancialmente su dinamismo, con el 1,1%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Tras este incremento, la tasa interanual se sitúa en el 2,7%, frente al 17,5% del primer trimestre, lo que complica, en todo caso, alcanzar las previsiones del Gobierno para el conjunto del año, situadas en el 6,5%.

El motor esencial del crecimiento fue la inversión, con el 1,3% intertrimestral, frente al descenso del 2,2% del segundo trimestre. El consumo de los hogares, en cambio, se redujo el 0,5 % frente al aumento del 4,7 % del periodo abril-junio.

Aún así, el secretario de Estado de Economía, Gonzalo García Andrés, destaca estos datos, que se suman a los de la encuesta de población activa (EPA), que el jueves reflejaron la recuperación de los 20 millones de ocupados por primera vez desde 2008.

Según García Andrés, durante el tercer trimestre «la recuperación se ha acelerado», ya que durante verano el avance en la campaña de vacunación y la mejora de la movilidad han impulsado el crecimiento de la actividad y del empleo.

El alto cargo del Ministerio de Economía subraya que la demanda externa tiene «una contribución muy significativa gracias al impulso de las exportaciones». Y, por otro lado, «repunta la inversión en bienes de equipo, que es un elemento de confianza de los empresarios en el futuro de la economía».

El gasto sanitario privado ya supone el 30 % del total

El gasto sanitario privado crece en España y ya supone el 30 % del total, 14 puntos más que en Alemania. España tiene un problema de sostenibilidad financiera derivado del aumento del gasto provocado por el envejecimiento de la población y la cronicidad de ciertas enfermedades. Sin embargo, para Beatriz González, catedrática de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria; y Salvador Peiró, investigador de Fisabio; otro problema muy importante es el de la sostenibilidad social, según destacaron en un diálogo organizado por la Fundació Ernest Lluch y el Ivie.

Compartir el artículo

stats