Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las navieras se lanzan a la compra de aviones de carga para controlar el tráfico aéreo

Maersk, líder mundial en el comercio marítimo de contenedores, adquiere por 554 millones la firma de aviación Senator mientras el grupo galo CMA CGM incorpora más aeronaves de carga

Las navieras se lanzan a la compra de aviones de carga para controlar el tráfico aéreo JOSÉ LUIS ZARAGOZÁ. VALÈNCIA

Los gigantes del mar también comienzan a librar en el cielo su particular ‘batalla comercial’ por el control del transporte mundial de mercancías. La corporación AP Moller-Maersk, propietaria de Maersk Line, naviera líder con una capacidad de carga de 4,1 millones de contenedores (medidos en TEU) y una flota de 722 buques, acaba de llegar a un acuerdo para adquirir por 644 millones de dólares (554 millones de euros) la firma área alemana Senator International. Maersk compra aviones de carga porque quiere dominar el comercio aéreo global.

La multinacional danesa diversifica sus líneas de negocio mientras dispara su facturación un 68% en el tercer trimestre de 2021, hasta llegar a la cifra de récord de 16.600 millones de dólares, con un beneficio de 5.500 millones. Además de la compra de la citada aérea germana, que espera completar en el primer semestre de 2022, Maersk ha anunciado que comprará dos nuevos Boeing B777F y alquilará otros tres de carga B767-300 que serán gestionados a través de Star Air, filial de Maersk.

Según asegura esta compañía a través de un comunicado, «la ambición de Maersk es que aproximadamente un 30% de su tonelaje aéreo anual sea transportado a través de su propia red logística». Para ello, la compañía contará con una combinación de aeronaves propias y arrendadas, replicando la estructura que la mercantil tiene dentro de su flota oceánica, mientras que la capacidad restante será proporcionada por transportistas comerciales estratégicos y operadores de vuelos chárter.

Las navieras toman así posiciones ante el aumento de la demanda por la reactivación económica tras los primeros tiempos de pandemia. Eso ha provocado un desajuste en la cadena de suministro en todo el mundo, ha disparado el precio de los fletes de los contenedores y generado grandes atascos en los puertos. De hecho, los indicadores elaborados por Bloomberg Economics esta semana ponen de manifiesto la gravedad del problema y la incapacidad del mundo para encontrar una solución rápida «a las estanterías vacías de los supermercados, puertos con infinidad de buques fondeados o fábricas de automóviles cuya producción se ve frenada por la falta de ‘microchips’; factores que desembocan en un resultado común: la expansión de la inflación y los atascos de la cadena de suministro que dan paso a una ‘gran crisis’ de la economía global», puntualizan estas mismas fuentes.

En busca de sinergias

También la mayor compañía francesa y la cuarta naviera en el ‘ranking’ mundial del sector, CMA CGM, acaba de crear una nueva división especializada en el ámbito aéreo de mercancías, denominada Air Cargo, con la adquisición de cuatro aeronaves de carga Airbus A300-300, de 60 toneladas de carga útil y un alcance de 4.000 millas náuticas que conectarán Europa con el resto del mundo.

«La operación de la flota de cargueros será realizada por una aerolínea europea», explica la compañía. CMA CGM Air Cargo representa «un nuevo componente importante del grupo, tanto en términos operativos como comerciales», explica el grupo francés. Esta expansión de la naviera hacia el transporte aéreo es un nuevo hito en el desarrollo estratégico de la firma «con el objetivo de proporcionar a los clientes una gama complementaria de servicios que abarquen tanto el transporte marítimo (CMA CGM) como la logística (Ceva Logistics)».

Además, el nuevo brazo empresarial del gigante naviero galo ha ordenado dos nuevos cargueros Boeing 777 Freighter, cuya entrega será realizada durante la próxima primavera del año 2022 y con los que quiere aumentar su negocio de larga distancia. El 777 Freighter es el carguero bimotor más grande del mundo. Con un alcance de 9.200 kilómetros, puede transportar una carga útil máxima de 102 toneladas, lo que permite hacer menos paradas y reducir las tarifas.

Aprovechan los beneficios

El vicepresidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Agentes de Carga (FIATA), Galo Molina, sostiene que el interés por estos nuevos negocios deriva de la fortaleza económica de las navieras y de la situación de las aerolíneas, que no activan aún la totalidad de su flota de pasajeros y la destinan al transporte de mercancías.

Según MasContainer, «al mercado naviero se le han alineado las estrellas, pues nunca antes han hecho tanto dinero como ahora y esa fortaleza financiera por los fletes altos ha hecho que las navieras salgan de compras tratando de integrarse verticalmente con el negocio aéreo. Están comprando puertos, operadores logísticos y ahora toca entrar en los aviones de carga de mercancías».

Compartir el artículo

stats