Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maersk enciende la alarma en el Mediterráneo al iniciar la nueva terminal del Puerto de Tánger

Los estibadores del recinto de Algeciras comienzan una campaña de movilizaciones en defensa de sus puestos de trabajo mientras la naviera comunica su próxima fase de expansión en Marruecos

Maersk enciende la alarma en el Mediterráneo al iniciar la nueva terminal del Puerto de Tánger JOSÉ LUIS ZARAGOZÁ. VALÈNCIA

El Puerto de Tánger suma y sigue. El recinto marroquí, próximo al Estrecho de Gibraltar, una posición geográfica privilegiada en el ámbito del transporte marítimo internacional de mercancías, arranca la tercera fase de expansión de sus muelles. Con la próxima ampliación, según acaba de anunciar esta semana APM Terminal Medport Tánger (compañía vinculada al grupo Maersk, líder en el «ranking» mundial del sector naviero), la empresa prevé albergar hasta cinco millones de contenedores anuales en este emplazamiento norteafricano, con lo que Tánger duplicará su actual capacidad y podrá así llegar a 9 millones.

El puerto marroquí, que a finales de 2020 adelantó al de València como líder en tráfico de contenedores del Mediterráneo (también El Pireo ha superado al del Grao) creció un 18 % durante el año pasado, respecto al anterior, a pesar de la ralentización del comercio internacional.

La futura zona de carga y descarga de mercancías de Maersk es la primera terminal automatizada de contenedores existente en África, donde la multinacional danesa tiene previsto invertir 800 millones de dólares. La empresa de gestión de contenedores Maersk APM Terminals ya finalizó en 2019 la construcción del denominado Tanger Med 2, cuya inversión fue superior a los 700 millones de euros y requirió dos años de obras. En busca de menores costes laborales, la tercera fase de expansión de Tánger dispondrá de un muelle de 1.200 metros de longitud y un calado de entre 16 y 18 metros. Ocupará una superficie de unas 60 hectáreas. Con estas dimensiones prevé alcanzar la anunciada capacidad máxima de cinco millones de contenedores para igualar a las dos concesiones del Puerto de Algeciras, competencia directa en las rutas internacionales.

Sin duda, el emplazamiento andaluz será el más afectado por la infraestructura portuaria del norte de África. Además, cuando la fase de ampliación de APM Terminals MedPort Tanger finalice habrá superado también en capacidad al de València, cuyos muelles pueden albergar 7,2 millones de capacidad en tres muelles: los de Cosco Shipping, MSC y Maersk. Como se recordará, la entidad presidida por Aurelio Martínez quiere construir una cuarta terminal de contenedores en la ampliación norte. Se trata de un macroproyecto -pendiente del visto bueno de Puertos del Estado y del proceso de adjudicación- que requiere una inversión de unos 1.600 millones de euros de inversión privada y pública y con el que Valenciaport aspira a convertirse en el tercer puerto de Europa tras Róterdam (Holanda) y Hamburgo (Alemania). Tendrá una capacidad de hasta 12 millones de contenedores al año.

Los estibadores, responden

Como Marruecos crece en actividad de buques de mercancías, los estibadores de Algeciras ven amenazados sus puestos de trabajo. De hecho, los trabajadores de APM Terminals en el citado puerto andaluz iniciaron ayer una huelga parcial que se volverá a repetir en los próximas semanas. Exigen una nueva negociación del convenio colectivo, si bien también advierten del riesgo en «el movimiento de tareas de gestión y planificación a otras ciudades o países», declaran en clara alusión al puerto marroquí de Tánger Med.

En ese sentido, el sindicato Coordinadora de Trabajadores del Mar explica que las circunstancias que han propiciado la convocatoria de huelga «no se limitan únicamente al bloqueo del convenio, sino que, más concretamente, responde a los traslados sistemáticos de la gestión y planificación hacia la terminal de Tánger-Med, lo que está provocando una pérdida de puestos de trabajo y una deslocalización».

Inquietud

Esta situación incrementa la inquietud entre los 271 trabajadores que componen la plantilla de APM Terminals Algeciras ante los últimos movimientos de la compañía. Fuentes del comité de empresa sostienen que la dirección de la mercantil prepara una serie de cambios organizativos a escala regional, que supondrán la relocalización de algunas funciones clave que actualmente se desarrollan en Algeciras.

Mientras Maersk crece en otros puertos, la naviera francesa CMA CGM ha anunciado esta semana que amplía su servicio de buques portacontenedoes entre el Mediterráneo y la costa occidental de África a València y Barcelona. Además, la extensión de esta línea también incluye el enclave francés de Marsella y elimina la escala en el de Algeciras.

Compartir el artículo

stats