Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La subida de las materias primas se frena en el último mes pese a seguir desbocadas

La presión sobre algunos productos, en especial del metal y la energía, baja en relación a octubre, pero los aumentos respecto a noviembre de 2020 son espectaculares, con alzas que superan el 100 % en casos como el litio, el carbón o el café

Materias primas María Refojos

Entre sus múltiples derivadas adversas, la pandemia del coronavirus ha provocado un incremento más que notable de los precios de las materias primas que está causando auténticos quebraderos de cabeza a los empresarios, porque esa subida es consecuencia directa de una oferta que es incapaz de cubrir el aumento de la demanda derivado de la recuperación en esta crisis sanitaria. En esta emergencia que está generando un desabastecimiento en muchos productos, el último mes ha ofrecido un rayo de luz. El encarecimiento de muchas materias primas se ha frenado e incluso ha dado marcha atrás, según un informe de la Cámara de Comercio de València que analiza los principales indicadores de los grandes mercados internacionales, unos baremos que tardan en llegar a las empresas, singularmente las de menor tamaño.

Son los que marcan la tendencia, aunque, como asegura el presidente de la citada corporación, José Vicente Morata, está por ver cuándo las empresas, sobre todo las más pequeñas, podrán trasladar esa tendencia a los precios que cobran a sus clientes. Sea como fuere, el hierro ha bajado un 28,4 % en el último mes, el cobre, el 6,5 %, el aluminio, un 15,6 % y el acero, un 21,2 %, pero el litio acumula una subida interanual del 401 %, el cobre, del 69,1 %, el trigo, del 37 % y el gas natural, del 77,6 %. Quieren decir estas cifras que aún queda trecho para volver al principio del camino.

Morata asegura que las exportaciones mantienen un rumbo de récord y que el comercio mundial sigue creciendo, pero matiza que buena parte de ese incremento viene por la vía del valor (el encarecimiento citado) y no por la del volumen. O sea, se venden menos unidades pero a un precio más elevado. China, asegura, es el claro ejemplo.

Cambio de tendencia

¿Por qué el último mes parece mostrar un cambio de tendencia?. El dirigente cameral asegura que «los factores que contribuyeron al desabastecimiento se van eliminando y va ampliándose la oferta, lo que, a su vez, produce esa bajada de precios». A este respecto, por ejemplo, apunta que la construcción de barcos -la eliminación de flotas por la concentración de las navieras en los años precovid es una de las causas del problema- está creciendo y en cuanto lleguen a los mares bajarán más los fletes, que ahora se encuentran disparados.

El dirigente cameral apunta que, pese a todo, las empresas valencianas no están perdiendo competitividad porque la subida de las materias primas y de la energía es un fenómeno global, que, por tanto, afecta también a las mercantiles con las que compite.

Previsiones

Un informe de la corporación cameral de octubre augura que, «en la medida en que oferta y demanda de bienes se adecúen a lo largo de 2022, precios y suministros volverán a la senda previa a la pandemia a partir de 2023, aunque el nivel de equilibrio podría ser diferente al existente previamente». Ante esta previsión, el documento asegura que las empresas valencianas deben realizar «cambios sustanciales en sus estrategias» para enfrentarse a este escenario internacional.

La entidad aconseja a las mercantiles que establezcan cuatro estrategias claras: de suministro (tanto en qué materias primas como en cuáles van a ser los proveedores), de stocks y almacenamiento (de materias primas y productos finales), de costes y, por último, de fijación de precios, que debe regirse por la «flexibilidad y variabilidad».

Compartir el artículo

stats