La concentración convocada por CC OO frente al Ministerio de Industria en Madrid en defensa del empleo en Pilkington y del sector del automóvil de toda España acabó propiciando una reunión con responsables técnicos del Ministerio de Industria donde también acudió el presidente del comité de empresa de la factoría saguntina Pilkington. En ella se le trasladó que urge resolver la situación de esta fábrica saguntina donde están previstos 116 despidos y el inminente cierre de una de sus dos líneas de producción, lo que pone en peligro la supervivencia de toda la planta.

Desde el ministerio señalaron desde el sindicato, se comprometieron a convocar la Mesa del Automóvil para analizar la situación actual y tomar medidas de manera urgente; una respuesta que fue valorada «muy positivamente» por el presidente del comité de empresa de la factoría, Rubén López, quien no obstante insistía en que «lo importante es que se impliquen en la defensa de nuestro empleo y que tomen las medidas necesarias para ello».

CCOO de Industria exige desde hace tiempo al Gobierno que habilite mecanismos que permitan activar expedientes temporales de regulación de empleo y otras medidas a las empresas que se comprometan a mantener todos los puestos de trabajo, mientras dure lo que se conoce como «la tormenta perfecta» del sector.

El sindicato también reclama inversiones que transformen de forma justa esta industria para no dejar a nadie en el camino. «España debe garantizar su soberanía industrial en el terreno de la movilidad con fábricas propias de semiconductores, para seguir produciendo en momentos de gran demanda.

En la concentración participaron varios autobuses fletados por CCOO de Camp de Morvedre así como otros procedentes de distintos puntos de España. La protesta coincidió con el arranque de la huelga indefinida hasta el próximo 3 de diciembre «dado que la dirección sigue sin avanzar en las negociaciones y mantiene una postura intransigente en cuanto a las cuestiones de continuidad y de no despidos que plantea la parte social», dijo CC OO.

La huelga paralizó toda la fábrica y solo se quedaron servicios mínimos. Ni siquiera acudieron cuadros directivos de la firma, según fuentes sindicales. Está previsto que la dirección de la factoría vuelva a citar a la representación sindical a mediados de esta semana, en un encuentro al que espera llevar una nueva propuesta, según ha podido saber Levante-EMV.