Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell empieza a reclamar a medio millón de viviendas las ‘ITV’ del edificio

En enero comenzará a exigirlo a los de más de 70 años y en 2023 a los de más de 50

Viviendas antiguas en el centro de València, en una imagen de archivo. | E.P,

El Consell ha comenzado a reclamar a los propietarios de viviendas antiguas el certificado del Informe de Evaluación del Edificio -IEE- (conocido popularmente como la ITV de los edificios) bajo la advertencia de que se exponen a una multa de 6.000 euros si todavía no han acometido la inspección. La Conselleria de Vivienda está remitiendo la primera remesa de cartas a diez mil comunidades de propietarios de edificios de más de 120 años, que representan la punta del iceberg. Medio millón de hogares valencianos de más de 50 años tienen la obligación de disponer del certificado antes del 1 de enero de 2023. La Generalitat ha empezado con los inmuebles de antes de 1901 (hay más de 40.000 censados en la Comunitat Valenciana), a partir del 1 de enero extenderá la reclamación a los de antes de 1951 (más de 150.000) y en enero de 2023 a los de antes de 1971 (más de 300.000). El objetivo es garantizar su seguridad. Alberto Rubio, director general de Calidad y Rehabilitación de la Conselleria de Vivienda, explicó ayer que el 95 % de los inmuebles valencianos antiguos carecen del certificado a pesar de que es obligatorio.

El IEE es un informe técnico cuyo objetivo principal es certificar el estado de conservación del edificio tras un examen exhaustivo (un sistema similar al de las ITV de los coches). La Administración lleva años advirtiendo de la obligatoriedad de pasar el examen para todos los edificios mayores de 50 años (los de menos de 50 años solo lo necesitan cuando la comunidad solicita alguna ayuda). La Generalitat concedió una moratoria y permitió que los edificios de antes de 1901 pasaran la inspección como muy tarde antes del 1 de enero de este año, los de antes de 1951 a principios de 2022 y los de antes de 1971 a principios de 2023.

Alberto Rubio lamentó que el 97 % de los inmuebles antiguos de Castelló y el 95 % de los de Valencia y Alicante siguen sin pasar la revisión. «En total son cerca de medio millón de edificios y sus propietarios se enfrentan a sanciones de 6.000 euros. No iniciamos esta campaña con fines recaudatorios, pero vamos a velar por el cumplimiento de la normativa», subrayó. El Consell ha comenzado a reclamar el certificado de los edificios plurifamiliares, pero los propietarios de viviendas unifamiliares también están obligados a pasar la revisión. «El objetivo es controlar el estado de la construcción, su accesibilidad y su eficiencia energética. Es como las ITV de los coches que buscan prevenir accidentes. Esto es lo mismo porque algunos edificios tienen riesgos de desprendimiento de cornisas o de partes del balcón y deben ser seguros», insistió el director general de Calidad y Rehabilitación.

El técnico encargado de realizar el IEE debe inspeccionar el edificio en busca de posibles deficiencias y documentarlas. Según la gravedad de los incumplimientos de seguridad, el resultado puede ser favorable o desfavorable. Cualquier persona puede ver si su edificio ha presentado el IEE. Solo hay que buscar la dirección de la finca en el visor del IEE que ha habilitado la Generalitat.

El precio medio de las inspecciones ronda los mil euros por edificio. «No es caro. Es sorprendente que los ciudadanos estemos dispuestos a llevar el coche al taller y a pasar la ITV y no nos preocupemos del estado de nuestro edificio», indicó Rubio.

Compartir el artículo

stats