Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell gestiona la importación de otro insecto de Sudáfrica contra la plaga citrícola

El Gobierno autoriza el uso del parasitoide ‘Allotropa delottococci’, a petición de la Conselleria de Agricultura, para soltarlo en los campos de la Comunitat Valenciana a partir del otoño de 2022 y frenar la expansión del ‘cotonet’

Naranjas afectadas por ‘coto net’ en un campo valenciano, en una imagen reciente. levante- EMV JOSÉ LUIS ZARAGOZÁ. VALÈNCIA

Los planes de control de sanidad vegetal en el sector citrícola que llevan a cabo el Gobierno de España y la Generalitat, en especial contra el ‘cotonet’ de Sudáfrica -una plaga que afecta a buena parte de las explotaciones naranjeras del norte de la Comunitat Valenciana- contarán en breve con un nuevo aliado: el insecto Allotropa delottococci. Se trata de un parasitoide que podría llegar a los campos valencianos de cítricos para sus primeras pruebas de adaptación en torno al mes de marzo de 2022, según fuentes de la Conselleria de Agricultura.

Un técnico de la administración autonómica ha estado en Sudáfrica para efectuar dichas pruebas ‘in situ’. Con todo, ha tenido que volver a València ante el cierre de fronteras para los viajeros de África del sur que ha ordenado la Comisión Europea por el miedo a la nueva variante de coronavirus. La empresa que colabora allí y en cuyas instalaciones se realizan los trabajos es la israelí Biobee, compañía dedicada a la producción de fauna beneficiosa en la lucha biológica contra las plagas.

La Generalitat toma cartas en el asunto tras la decisión del Ministerio de Agricultura de autorizar la importación del mencionado parasitoide a petición de la conselleria en un proyecto que se está llevando a cabo de manera coordinada entre el Servicio de Sanidad Vegetal y el IVIA. Además, no sólo está trabajando con Allotropa, pues también se buscan en Sudáfrica otros posibles aliados naturales contra el temible ‘cotonet’.

El Ministerio de Agricultura, tal como hizo anteriormente en el caso del Anagyrus aberiae, evaluará que el Allotropa no tenga ningún impacto negativo para la biodiversidad local y si los resultados son positivos autorizará su cría y dispersión masiva en los campos. Esas primeras sueltas podrían comenzar en otoño del año próximo.

La particularidad que presenta Allotropa respecto a Anagyrus es que ataca los estadios más inmaduros del ‘cotonet’ (tiene tres estadios progresivos de madurez y una fase de adulto), de tal manera que con la presencia de ambos parasitoides (unida a la acción del insecto depredador Cryptolaemus) se conseguiría atacar al ‘cotonet’ en todo su ciclo vital. Según Roger Llanes, secretario autonómico de Agricultura, «con esta iniciativa que estamos llevando a cabo para importar e incorporar un nuevo parasitoide en la lucha contra el ‘cotonet’ de Sudáfrica damos un paso más de cara a reforzar la estrategia global que venimos desarrollando contra esta plaga. Sólo durante este año la conselleria de Agricultura lleva invertidos más de 6 millones de euros para costear las diferentes acciones que realizamos en el combate contra el ‘cotonet’ y aunque comprendo perfectamente el malestar de los afectados, creo también que es un acto de justicia reconocer que la implicación del Consell está siendo máxima», asegura el dirigente de la conselleria.

La C. Valenciana es la máxima receptora de fondos de los programas del Ministerio para Sanidad Vegetal. Además, es la autonomía española que más presupuesto destina a la lucha contra plagas, con una cifra de 26 millones de euros. Desde que el ministerio autorizó el uso del Anagyrus, a mediados de julio de 2020, se han efectuado 310 liberaciones de estos insectos en 143 puntos de las tres provincias que afectan a 59 municipios de 16 comarcas. Respecto al Cryptolaemus, la conselleria ha soltado 1.950.000 insectos adultos de este depredador en las zonas más afectadas de ‘cotonet’ en 2.000 hectáreas de algo más de 2.300 parcelas de cítricos entre agosto y octubre de 2021. Además, se han repartido 1.719.200 trampas con feromonas para combatir la plaga en 16 comarcas en una superficie de 7.641 hectáreas.

Compartir el artículo

stats