Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercado eléctrico

Las grandes eléctricas ofrecen contratos a largo plazo con un "precio razonable" en 2022 y 2023

Solo entre el 10% y el 20% de la industria tienen cubierta su demanda del próximo año con algún instrumento a plazo

Una torre de tendido eléctrico.

Con los precios de la electricidad disparados (este martes se ha alcanzado el segundo mayor precio de la historia en el mercado mayorista a 274,56 euros el megavatio-hora), las grandes eléctricas han ideado una fórmula alternativa para sus grandes clientes, expuestos a la volatilidad de estos precios que se mantendrá en niveles récord en el primer trimestre de 2022: contratos a largo plazo vinculados a un parque renovable a partir de 2024 con un “precio razonable” en 2022 y 2023.

“Las cuatro grandes, EDP, Iberdrola, Naturgy y Endesa lo están planteando, otra cosa son las ofertas concretas”, afirma Francisco Espinosa, socio-director de la Asociación de Consumidores de Electricidad (ACE) que agrupa a empresas del sector servicios e industria no electrointensiva, para quienes la energía supone alrededor del 5% de los costes totales. Esta asociación representa a miles de compañías que consumen cerca de 20 terabatios-hora de energía al año, una cifra similar a la que gastan las 74 plantas electrointensivas integradas en la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE), para quienes la energía puede llegar a suponer un 50% de los costes.

Ambas industrias tienen el mismo problema: la baja cantidad de energía cubierta para el próximo año. En el caso de ACE solo el 20%, mientras en AEGE de esa tasa se reduce al 9,5%, según desvelaron los representantes de ambas patronales este martes durante el III Congreso Aeléc. Es decir, de no poner remedio, estos consumidores estarán muy expuestos a los vaivenes del mercado en 2022, cuando los futuros apuntan a que los precios se mantendrán en los niveles actuales al menos hasta la primavera.

La fórmula del Gobierno para solventar el problema era sacar del denominado ‘pool’ (mercado mayorista) la energía de las renovables más antiguas (generación RECORE) para llevarlas a contratos a precio razonable con la industria y los consumidores PVPC, pero las críticas de algunas empresas dejaron en ‘stand by’ esta iniciativa.

Si esta opción no sale adelante, "la alternativa son productos de largo plazo", según el director general de Relaciones Institucionales y Regulación de Endesa, José Casas Marín. "Los mercados OTC (mercados secundarios) fijan un precio alto todavía en 2022 y más bajos en 2023 y siguientes. Hay que preparar productos con un precio razonable de en torno a 55 o 60 euros que se pueda cerrar por un periodo de tres o cuatro años", añadió. "Más de uno no le harían ascos si el precio de la energía les encajase", respondía el director general de AEGE, Fernando Soto.

El representante de la patronal electrointensiva justificó la baja cantidad de contratos a largo plazo en que las eléctricas cambiaban de precio de un día para otro. "Había poca seriedad por la volatilidad de los precios y hay que ser serios si firmas un contrato de 10 años", agregó. La oferta que ahora plantean las eléctricas pasaría por un precio 'muy bajo' a partir de 2024 y otro 'razonable' para los próximos años. "Cerrar contratos a largo plazo en un momento en el que los futuros marcan 150 y el 'spot' 270 creo que no es el mejor momento, otra cosa es que no quede otra opción", añade Francisco Espinosa.

Compartir el artículo

stats