Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los trabajadores de Plastic Omnium amenazan con la huelga si hay rebaja salarial

Unos 200 empleados del proveedor de Ford protestan contra la propuesta de la dirección de congelar sueldos hasta 2024 por la caída de producción

Protesta de los trabajadores de Plastic Omnium, en Almussafes.

Para ver este vídeo suscríbete a Levante-EMV o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Protesta de los trabajadores de Plastic Omnium, en Almussafes. Mateo L. Belarte

«Somos conscientes de la situación del sector y la plantilla está dispuesta a asumir sacrificios, pero no los que pide la empresa». Esta frase la pronunciaban ayer fuentes del comité de empresa de Plastic Omnium, fabricante de parachoques y proveedora de Ford en Almussafes, pero cada vez es atribuible a más compañías del sector auxiliar del automóvil, que están acusando la caída de la producción de los fabricantes por la falta de chips, la pandemia y la nueva movilidad. Esta planta valenciana dio inicio ayer a una serie de movilizaciones contra los recortes que plantea la empresa y avanzó su intención de ir a la huelga si la firma no rectifica.

Para capear la crisis del sector, la dirección de Plastic Omnium propuso recientemente a los sindicatos una congelación de sueldos durante 2022 y 2023, cuando el convenio colectivo estipula incrementos del 2 % más la revisión del IPC en cada ejercicio, así como otras medidas de contención salarial. Las fuentes sociales consultadas por este diario aseguran que el argumento de la empresa es que así podrán «ganar competitividad». Es exactamente el mismo razonamiento que Ford plantea a sus empleados y el que se extiende por muchos proveedores del automóvil como Yanfeng, también radicada en Almussafes.

Pero la propuesta está chocando de frente con la plantilla, que ayer activó las movilizaciones tras el fracaso de una primera reunión entre la compañía y los sindicatos que se extendió durante más de siete horas. Según el comité de empresa, el seguimiento de la primera protesta fue «masivo» y reunió a más de 200 trabajadores de los cerca de 300 totales.

En un contexto de precarización del sector y con la conflictividad en aumento, los cánticos más repetidos en la manifestación fueron «ni un paso atrás» y «huelga, huelga», dejando patente el caldeado clima que se respira entre los trabajadores de esta industria auxiliar, que solo en la Comunitat emplea a 30.000 personas y factura 13.500 millones.

Las fuentes del comité de empresa confirman a este diario que la dirección «no ha respirado» desde la reunión del viernes y que la plantilla está «dispuesta» a replicar paros como los vividos esta semana pasada en Pilkington. El próximo 9 de diciembre hay programada una nueva cita entre las partes y «si se aplica [la congelación salarial] de manera unilateral, iremos a la huelga. Es una opción sólida si llega el momento», insisten las fuentes sindicales.

Plastic Omnium depende en gran medida de Ford y ha visto caer su producción de unas 1.600 unidades a entre 800 y 1.000.

Compartir el artículo

stats