Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

España "se come" su reserva de gas de invierno y pone en alerta a la cerámica

El sector azulejero exige al Gobierno la rebaja de los impuestos y los peajes sobre el combustible tras aumentar su factura energética un 148 % en un año

En los laterales, hornos de gas de la empresa azulejera El Molino. | LEVANTE-EMV

España se está comiendo sus reservas de gas de invierno por el parón de Cofrentes y de otras dos centrales nucleares y la intensa caída de temperaturas en noviembre. La situación ha puesto en alerta al sector cerámico valenciano, que además ha visto cómo se ha disparado el precio del gas. Los azulejeros exigieron ayer al Gobierno la rebaja de los impuestos y peajes que gravan el combustible tras aumentar su factura energética un 148 % en un año. El alto coste del gas también está castigando al bolsillo de todos los consumidores por su incidencia directa en la factura de la luz, que en noviembre cerró con un coste medio en el mercado mayorista de 193 euros el megavatio (MW) hora (un 270 % más que la media de los últimos cinco años).

Antonio Picazo, CEO de la comercializadora energética Gana Energía, explicó ayer en una mesa de debate organizada por la escuela de negocios EDEM sobre la crisis de las materias primas que España tiene un problema de aprovisionamiento de gas. Picazo precisó que el país llena sus reservas de gas entre abril y octubre para garantizar el suministro entre noviembre y marzo. «Ahora ya estamos consumiendo el gas previsto para enero. Podemos llegar a tener un problema de suministro» si el invierno es muy frío y es posible que tenga que llegar a parar algún gran consumidor «para que no fallen las calefacciones de los hogares», advirtió.

El mercado del gas ha sufrido una tormenta perfecta al sumar problemas con el suministro del Argelia (por el cierre del gasoducto de Marruecos), competencia de la demanda China, recorte de la llegada de combustible ruso en Europa e incremento del consumo para producir electricidad. El parón programado por la recarga de uranio de Cofrentes, Asco I (Tarragona) y Almaraz (Cáceres) ha obligado a incrementar la producción en las plantas de ciclo combinado que generan electricidad quemando gas. España llegó a producir en noviembre el 40 % de su electricidad con gas.

La industria azulejera (que consume el 7 % del gas industrial de España) reclama al Ministerio de Transición Ecológica que adopte un paquete de medidas urgentes para frenar la escalada de precios como la rebaja del tipo impositivo del IVA sobre todos los componentes de la factura de gas, la reducción de los peajes y cargos y la reducción del Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH). Los azulejeros también están sufriendo el incremento de los costes de emisiones de CO2, que han subido un 700 % en un año.

La consultora Grupo ASE precisó ayer que el gas ha subido un 460 % en doce meses y que el parón de las tres centrales de energía atómica ha reducido un 23 % la producción nuclear.

Compartir el artículo

stats