Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las navieras moderan los precios del transporte marítimo tras duplicarse en Valenciaport

El sector logístico advierte de que los elevados costes se mantendrán hasta 2023 por la congestión en los grandes recintos de EE UU y ponen en riesgo la recuperación del comercio exterior en España

Un momento de la jornada organizada en Edem, en la que participó su presidenta, Hortensia Roig, así como el director de Tiba, Javier Romeu (3º por la izquierda). | LEVANTE-EMV

Los fletes del transporte marítimo, disparados desde finales de 2020, continúan por las nubes aunque moderan su crecimiento en el caso de las navieras que operan en el Puerto de València en esta parte final de 2021. El Valencia Containerised Freight Index (VCFI), índice de referencia que mide la tendencia y evolución de costes del transporte de contenedores por mar desde el recinto del Grao, se mantiene un nuevo mes con la corriente alcista de los últimos tiempos al crecer un 4,23% en noviembre y situarse en los 3.902,15 puntos, lo que supone ya el doble que a principios de 2021. Sea como fuere, desde agosto, los incrementos del VCFI son más moderados que durante los períodos anteriores, especialmente entre marzo y junio, cuando las subidas fueron de dos dígitos y por encima del 15% en todos ellos.

Las navieras moderan los precios del transporte marítimo tras duplicarse en Valenciaport

Inquietud entre transitarios

Si antes del coronavirus un contenedor de València a EE UU podía rondar los 1.000 dólares ahora están por 9.000, mientras que entre Asia y Europa han pasado de 3.000 a 13.000 dólares. A la vista de esa situación la inquietud crece entre las grandes firmas transitarias, las que consiguen las mercancías que mueven los buques, del Puerto de València. El CEO de Tiba, Javier Romeu, una de las principales compañías del sector, reconocía esta semana en una jornada organizada por EDEM Escuela de Empresarios que la congestión portuaria en EE UU es un «auténtico problema» que repercute en todo el mundo.

Y es que, mientras el conjunto de los puertos asiáticos disminuyen la concentración de mercancías, los muelles de Los Ángeles y Long Beach, ya en mitad del mes de noviembre, han superado su propio récord con más de 86 buques de carga fondeados y una media de tiempo de espera superior a los 18 días. Las empresas de la actividad logística «están en el ojo del huracán» de la situación económica, agregó Romeu. La congestión en los puertos de China y EE UU se ha producido tras el primer año de la covid-19 porque ha repuntado la demanda y había menos buques navegando.

El máximo directivo de Tiba también lamentó que la gestión de los puertos en Reino Unido tras el brexit «está siendo un caos» y las navieras que cubren rutas transoceánicas optan por descargar mercancías en Amberes y Rotterdam, lo que eleva todavía más la congestión en esos recintos del norte de Europa. Además, destacó que el número de barcos inactivos es prácticamente cero y por eso las navieras hacen más pedidos a los astilleros, si bien esa nueva capacidad no estará disponible al menos hasta 2023, lo que implicará de lleno al comercio exterior.

De cara al futuro, Romeu apuntó el proceso de concentración de navieras. De hecho, las tres grandes alianzas de armadores controlan entre el 80% y el 85% de la capacidad global del comercio marítimo y, por tanto, tienen el poder para controlar la oferta y, de forma indirecta, los precios.

Ralentización

Según el informe realizado por la Autoridad Portuaria de València (APV), desde el punto de vista de la demanda, se observa una ligera pérdida en el impulso de mercancías a nivel global. Prueba de ello es la reciente lectura a la baja del Goods Trade Barometer, elaborado por la Organización Mundial del Comercio (OMC), en el que se destaca una caída más pronunciada en los índices relativos a los productos de automoción y los componentes electrónicos (chips), asociado a los problemas que están sufriendo en los aprovisionamientos determinadas cadenas de suministro.

Por lo que respecta al análisis de las áreas que componen el VCFI, se observan comportamientos dispares en la evolución de los fletes en noviembre. De hecho, destacan las áreas de Europa Atlántica y Países Bálticos, que se han mantenido estables mientras que, por primera vez en varios meses, encontramos tres zonas que experimentan una ligera disminución en sus precios de exportación. En concreto, estas son el Lejano Oriente (-1,31%), el Mediterráneo occidental (-1,78%) y Oriente Medio (-1,10%). Por otro lado, destaca el incremento en el precio en las zonas geográficas de África costa oriental (8,60%), Centroamérica y el Caribe (11%) , Latinoamérica Pacífica y Estados Unidos y Canadá.

Compartir el artículo

stats