Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Protesta

El campo asturiano, harto del “absoluto desinterés” del Gobierno regional: “Así no podemos seguir”

“Le pedimos al Presidente una reunión y ni nos ha respondido, eso es lo que le importamos”, lamentan las asociaciones agroganaderas

Tractores concentrados en Oviedo durante la manifestación de los ganaderos el jueves pasado.

El campo asturiano está al límite, los precios a los que venden sus productos no alcanzan para hacer frente a unos costes que no paran de subir. Aumenta el precio de la luz, del pienso y de la gasolina y la viabilidad de las explotaciones está en cuestión. Las tres asociaciones agroganaderas que han hecho público un comunicado mostrando su disgusto con el Gobierno del Principado, ASAJA, COAG Asturias y UCA, dan un dato como ejemplo de la situación en la que se encuentra el sector en Asturias: en el mes de octubre abandonaron la actividad 35 ganaderos de leche en la región, más de uno al día.

El cabreo de estas organizaciones aumenta por lo que consideran el “absoluto desinterés” del presidente del Gobierno regional Adrián Barbón por los problemas que tiene la gente que trabaja y vive del campo en el Principado. Hace 15 días le pidieron una reunión para tratar todos estos asuntos y hasta la fecha, denuncian, han recibido “la callada por respuesta”. “No se ha dignado a contestarnos, así demuestra el interés que tiene por nuestro sector”, lamenta Mercedes Cruzado, secretaria general de COAG Asturias.

Una indiferencia que no hace más que empeorar las cosas. Lo advierte Ramón Artime, presidente de ASAJA: “El ambiente se está caldeando, algún comunicado se ha visto ya por ahí pidiendo una huelga general, dejar de entregar leche el tiempo que sea necesario, para mí eso debería ser lo último porque mi experiencia me dice que eso acaba enfrentando a los propios ganaderos”, señala. Por eso, le pide al presidente asturiano “sentido común” y que tenga en cuenta la importancia del sector para la comunidad: “El 20% del PIB de la región viene del sector agroalimentario, hay 11.000 cotizantes a la Seguridad Social y, además, alrededor de la vaca, por poner solo un ejemplo, hay mucha gente y un montón de trabajo indirecto”. La explicación a que Barbón no les reciba la encuentra Artime en que estará “muy ocupado con los presupuestos o a lo mejor es que el sector no tiene la fuerza suficiente como para que pierda con nosotros una hora”.

Para José Ramón García, “Pachón”, secretario general de UCA, la explicación puede estar en que no tiene una respuesta para ellos: “En las elecciones decía que iba a mejorar el campo asturiano y lo que vemos es que estamos peor, no quiere recibirnos porque no tiene nada que decirnos, ¿nos va a decir otra mentira?”, se pregunta García. Estas tres organizaciones estuvieron presentes en la manifestación que organizó Asturias Ganadera el jueves pasado y que, según José Ramón García, “era necesaria” y, además, puede que no vaya a ser la última: “Volveremos”, añade el secretario general de UCA.

Mercedes Cruzado explica que con este “SOS rural” que lanzan se pretende evitar que sigue creciendo el número de trabajadores del campo “que se están planteando dejarlo”: “Se habla mucho de la aprobación de la ley de cadena alimentaria (en la que se incluye la prohibición de la venta a pérdidas) pero si no se aplica rápidamente no es útil, se tiene que aplicar de verdad, que se haga un estudio veraz de los costes”, dice. Y es que, insiste, “no podemos seguir así, nos están hundiendo”. Y, de nuevo, pide a Barbón que les preste atención: “Que nos reciba, que se ponga en contacto con el Ministerio para que hagan algo, el mercado por sí solo no se va arreglar”.

Ramón Artime insiste en que la voluntad de la gente que trabaja en el campo asturiano es la de seguir y que por eso necesitan unas condiciones para poder sobrevivir: “Queremos seguir con nuestro trabajo, pero en estas condiciones es casi imposible, no puede hacer oídos sordos a lo que decimos, esto hay que tomárselo en serio”. En juego está, “el futuro del campo asturiano”.

Las reacciones

Ramón Artime.

“Quizá nuestro sector no tiene la suficiente fuerza como para que Barbón pierda una hora con nosotros”

Ramón Artime

Presidente de ASAJA

Mercedes Cruzado.

“Muchos trabajadores del campo están pensando en dejarlo, nos están hundiendo”

Mercedes Cruzado

Secretaria general de COAG

José Ramón García.

“Barbón decía en las elecciones que iba a mejorar el campo y estamos peor, por eso no nos recibe”

José Ramón García

Secretario general de UCA

La “España vacía” concentra el 20% de la población y el 25% de los suicidios del país

La conocida como “España vacía” sufre una elevada incidencia de enfermedades mentales derivada del envejecimiento y la despoblación, todo lo cual incrementa la incidencia del suicidio. Un estudio del Ministerio de Sanidad confirma el mayor consumo de psicofármacos en ese entorno y, además, según las estimaciones que ha llevado a cabo la Agencia Efe a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los municipios de 10.000 o menos habitantes, que reúnen al 20 % de la población española, han padecido en los últimos 10 años una frecuencia de suicidios que está cinco puntos por encima de la que les correspondería por población: han concentrado el 25% de los suicidios, cuando por población deberían registrar solo el 20%. En cuanto a los datos de Asturias, Julio Bobes, catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo y jefe de servicio del Área Sanitaria de Oviedo, señala el efecto sobre la mala salud mental y el riesgo de suicidio que provoca la convergencia entre despoblación y biología: la emigración ha provocado que se hayan marchado “los más jóvenes y competentes”. El resultado es una población envejecida y con mayor prevalencia de enfermedades mentales, explica, antes de recordar que el mundo rural está más aislado, y para las personas de mayor edad es difícil romper ese aislamiento a través de medios como internet, porque no son usuarios hábiles de las tecnologías digitales. Aunque la incidencia del suicidio es alta en varias franjas de edad, la OMS señala la existencia de trastornos psicológicos y el aislamiento, que es mayor en el medio rural, como factores de riesgo suicida.

Compartir el artículo

stats