Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La patronal CEV constata que la recuperación se ralentiza

Prevé una moderación del crecimiento en el cuarto trimestre y un 2022 plagado de incertidumbres

Ciudadanos de compras. | LEVANTE-EMV

No ve nada despejado el horizonte la patronal autonómica CEV, que en su informe de coyuntura hecho público ayer constata que la recuperación económica valenciana se ralentiza y que el futuro inmediato discurre por un camino lleno de obstáculos como la sexta ola de la covid, la crisis de suministros, el encarecimiento de la energía y la inflación en niveles desconocidos en décadas.

La organización presidida por Salvador Navarro asegura que las previsiones apuntan a que la economía «seguirá avanzando durante el cuarto trimestre, aunque a tasas más moderadas que en el trimestre anterior». Y es que los indicadores avanzados «evidencian una ralentización en la recuperación de la economía». Pese a ello, el crecimiento global valenciano podría situarse en niveles próximos al 5 % y por encima de la media española, después de que el PIB subiera un 2,1 % entre julio y septiembre en tasa trimestral y un 4,3 % en la comparativa anual.

El informe admite que es «más difícil» realizar un pronóstico de cara a 2022, «que en un escenario central avanzará gradualmente y alcanzará niveles superiores a los de 2021». No obstante, «las medidas que se van a imponer para mitigar la sexta ola de covid atenuarán y retrasarán el avance de la demanda agregada». A ello hay que añadir que el «alargamiento en el tiempo de los cuellos de botella en las cadenas de suministros y la escalada de los precios energéticos aplanarán y retrasarán la recuperación de la oferta. En paralelo, la merma de poder adquisitivo provocada por la inflación y el retraso en la ejecución» de los fondos europeos «retrasarán su potencial sobre las decisiones de consumo e inversión».

Pero hay más malas noticias, porque la CEV concluye que, en este contexto, «y a la vista del deterioro financiero y patrimonial de gran parte del tejido productivo» ocasionado por la pandemia, «los posibles efectos de segunda ronda que pueden provocar los actuales niveles de inflación, así como el aumento de la carga fiscal sobre las empresas, deteriorarían todavía más los márgenes empresariales y sus niveles de competitividad y aplanarían todavía más las curvas de crecimiento».

Compartir el artículo

stats