El sector cerámico castellonense percibe de manera mayoritaria a la Industria 4.0 que como algo «estratégico y de futuro» y los responsables del 70 % de las fábricas «reconocen la existencia de conocimiento en el territorio-clúster para ello». Esta es la principal conclusión del informe La industria 4.0 en el clúster cerámico de Castellón, cuyo autor es el catedrático de Innovación de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV) José Luis Hervás, en colaboración con varios miembros del área de Procesos Industriales del Instituto de Tecnología Cerámica (ITC-AICE), concretamente, su responsable, Juan Boix y los investigadores Juan Ignacio Cantero y María José Sánchez.

La gran mayoría de las empresas consultadas reconoce que existen grandes oportunidades de mejora con la adopción de la Industria 4.0. Así lo piensa un 80 % de estas firmas en cuanto a producto, un 90 % en cuanto a proceso, un 87 % en control de costes, un 80,6 % en flexibilidad de procesos y en un rango más bajo, un 60 %, en cuanto a sostenibilidad.

El estudio arroja datos como que, en general, el sector se encuentra en fase introductoria y en desarrollo: un 36 % de las empresas consultadas afirma estar realizando algunas pruebas piloto, un 50 % tiene implantadas algunas líneas completas y un sistema provisional en desarrollo de indicadores y objetivos, alcanzando un total cifrado en un 86 % para las 2 categorías: arranque y crecimiento, con clara tendencia positiva.

Un 8 % de las compañías castellonenses productoras de pavimentos y revestimientos cerámicos manifiesta que no tienen adopción o no están operativas en cuanto a la estrategia 4.0 mientras que un 6 % están muy avanzadas. Por lo tanto, los autores del informe aseguran que, en base a los datos recogidos en el informe, se puede afirmar que el sector «se encuentra en una fase de crecimiento en la adopción de la Industria 4.0 mostrando una tendencia positiva que ha propiciado el salto cultural necesario para el cambio hacia la digitalización».

En el estudio también queda reflejado que sistemas de ERP (planificación de recursos empresariales) y trazabilidad de la producción, así como otros sistemas de información se encuentran ampliamente implantados en las empresas, si bien aproximadamente un 50 % aún no realizan los partes de trabajo de forma digital o automática, por ejemplo, un 60% revela no contar con sistemas de información como CRM, que se ocupa de la gestión de la relación con el cliente.

«Este tipo de sistemas de información son esenciales, ya que constituyen la base para la digitalización. Así, el estudio demuestra que las empresas más digitalizadas, en mayor fase de implantación, son aquellas que tienen implantados más sistemas de información, del tipo de trazabilidad, ERP, MES (control de producción), CRM, entre otros», se subraya en el informe.

Aquellas empresas que cuentan, según este estudio, con una estructura de innovación y su formalización en el seno de la compañía, es decir, la existencia de un comité o equipo de innovación, además de una dotación presupuestaria para llevar a cabo proyectos de innovación, son las que más herramientas digitales adoptan, además de constatar un mayor esfuerzo inversor para avanzar hacia la digitalización.

El informe también deja constancia de que la estructura de innovación y su formalización en la empresa (comité o equipo de innovación, así como presupuesto para innovación), son las que más adopción de herramientas digitales realizan, y mayor esfuerzo inversor para digitalizar. Y los componentes del esfuerzo inversor para digitalizar la empresa, con un 70 %, lo constituyen la adquisición de nuevos equipos, software… seguido, en un 60 % de nuevo personal especializado y en un 40 % colaboraciones externas.