La reunión de urgencia convocada ayer por la dirección de Ford Almusafes con los sindicatos sirvió para adelantar a esta semana dos jornadas de paro del expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para vehículos por la falta de semiconductores y otros componentes. La «inestabilidad» mundial en el suministro de piezas ha llevado a la multinacional del óvalo azul a parar hoy y mañana el sistema B; es decir, uno de los turnos que fabrican los modelos Kuga y Transiten la cadena de montaje de vehículos por problemas de suministro en el material para fabricar estos modelos de vehículos.

Según fuentes de UGT-Ford, todo parece indicar que habrá más cambios en el ERTE por los constantes problemas en la cadena de suministro. Para la central STM-Intersindical, resulta lamentable que «solo 48 horas después del acuerdo del nuevo ERTE hoy mismo (por ayer) ya se han variado las fechas de días aprobados».

La dirección de Ford pidió en la reunión del pasado martes «responsabilidad» a la plantilla de Almussafes para ofrecer un «acuerdo ganador» que permita situar la planta valenciana como destino de fabricación de la nueva gama de productos de la compañía, orientada al mercado eléctrico.

El acuerdo por la electrificación que propone la compañía a los sindicatos tiene «pilares críticos» para la competitividad de la factoría. Estos son la reducción de los costes salariales, la extensión de la jornada laboral y el aumento del número de días de trabajo por año. Los días de vacaciones y horas trabajadas por año y el incremento del IPC en 2021, próximo al 7 %, «impactan significativamente» en la competitividad de la planta.