Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CaixaBank retira la acusación contra parte del núcleo duro del desfalco de Grand Coral

El proceso sigue de momento en pie contra José Luis Olivas y el resto de acusados

En el centro de la imagen, Juan Vicente Ferri y José Salvador Baldó. | RAFA ARJONES

CaixaBank ha llegado a un acuerdo extrajudicial con los empresarios Juan Vicente Ferri y José Salvador Baldó y ha retirado la acusación que seguía contra ellos en el caso Grand Coral, el supuesto desfalco de 750 millones de euros con inversiones de Bancaja y Banco de Valencia (BdV) en México. El procedimiento sigue de momento intacto contra los otros 46 acusados, entre ellos el ex jefe del Consell José Luis Olivas, que esperan el señalamiento de juicio. No ha trascendido la compensación económica que han afrontado Ferri y Baldó para sellar el acuerdo con CaixaBank ni si también han llegado a un acuerdo con el fiscal, que en su calificación provisional reclama sendas condenas de doce años y medio de prisión. En cualquier caso, la acusación contra ellos queda descafeinada al retirarse la parte perjudicada (CaixaBank ha absorbido a Bankia, cofundada por Bancaja, y se adjudicó el Banco de Valencia).

El magistrado del juzgado central de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Diego de Egea, decretó hace tres años la apertura de juicio oral contra Olivas (ex presidente de Bancaja, BdV y la Generalitat); los exdirectivos Aurelio Izquierdo y Domingo Parra; los hoteleros Juan Vicente Ferri y José Baldó; y el resto de la alta dirección y el consejo de la caja procesados por el caso Grand Coral. El fiscal pide que Olivas sea condenado a seis años de cárcel

El caso Grand Coral se centra en el plan de inversiones inmobiliarias en Baja California y Rivera Maya-en México- que Bancaja y Banco de Valencia financiaron entre 2005 y 2009 con los promotores hoteleros Juan Vicente Ferri, José Salvador Baldó y Juan Poch. Los empresarios presuntamente obtuvieron unos beneficios injustificados por comisiones y plusvalías de más de 160 millones, parte de los cuales presuntamente fueron blanqueados en Andorra.

Los préstamos de Grand Coral carecían de racionalidad económica y estaban plagados de irregularidades, según el informe de los peritos nombrados por el Banco de España y supusieron «un quebranto del 100 % de los 750 millones de euros que destinaron las dos entidades».

El supuesto núcleo duro del desfalco lo encabezaron el ex director financiero de Bancaja Aurelio Izquierdo, el ex consejero delegado de Banco de Valencia Domingo Parra y los empresarios Ferri, Baldó y Poch (un español que se instaló en la Rivera Maya en 1998).

El ministerio público pide para Aurelio Izquierdo (ex director general de la caja) y para Domingo Parra (ex consejero delegado de Banco de Valencia) sendas penas de 12 años de cárcel y sendas multas de 88 millones de euros por los delitos de apropiación indebida y blanqueo de capitales. La Fiscalía formuló acusación contra las 48 personas procesadas por la juez instructora (Carmen Lamela).

Segundo procedimiento

Ferri y Baldó proceden de Benidorm y en diciembre de 2020 aceptaron una condena de dos años de cárcel en un segundo caso judicial por un negocio similar con la CAM. Los dos empresarios abonaron con el acuerdo extrajudicial 12,5 millones de euros. En ese caso, fueron condenados a dos años de cárcel el ex director general de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) Roberto López Abad y el ex director general de empresas de la extinta entidad alicantina Daniel Gil por los negocios inmobiliarios con la empresa Valfensal (administrada por Ferri y Baldó ) en el Caribe, que causaron a la entidad financiera un perjuicio de 28 millones. Los magistrados consideraron acreditado que la CAM sufrió un «gravísimo perjuicio como consecuencia de la actuación fraudulenta de los acusados», que llevaron a cabo una gestión «negligente a través de una serie de operaciones arriesgadas a la vista de las circunstancias de mercado».

Los procesados tienen embargados 1.437 millones

Los procesados en el caso Grand Coral tienen embargados 1.437 millones de euros para hacer frente a su posible responsabilidad civil si se produce una condena. Los acusados confían en que el pacto alcanzado entre los empresarios Ferri y Baldó con CaixaBank despeje la causa y acabe en absolución para la mayor parte de ellos. El fiscal ha acusado a los integrantes del consejo de administración que votaron a favor de los acuerdos relativos al grupo Grand Coral en las operaciones Emerald (Cancún), la adquisición de las fincas Zacatón (Baja California), Piedras Bolas (Los Cabos) y Vinoramas (Baja California Sur), así como la refinanciación de la deuda del grupo. La refinanciación supuso un perjuicio económico de 452,3 millones de euros para Bancaja y de 160 millones de euros para BdV. Los imputados llevan tres años esperando la fecha de juicio.

Compartir el artículo

stats