Tres sindicatos minoritarios del comité de empresa de la planta de Ford Almussafes (STM-Intersindical, CC OO y CGT) pidieron ayer al conseller de Economía, Rafael Climent, que lidere la exigencia de las Administraciones y los partidos políticos de inversiones y carga de trabajo para la factoría. Las tres organizaciones reclamaron también una apuesta «decidida» de la Generalitat por la implantación de una planta de baterías en la Comunitat Valenciana y en la mejora de las infraestructuras para facilitar las exportaciones.

Representantes de los tres sindicatos de la planta -en la que UGT cuenta con la mayoría absoluta de los delegados- y con representación en el sector de la automoción se reunieron con el conseller para exponer la situación de la factoría, afectada por el descenso de la demanda, la falta de componentes y la estrategia de electrificación de la multinacional Ford.

Exigieron a Climent que pida a Ford «cumplir su deuda con la sociedad valenciana y con sus trabajadores» y que lidere a las Administraciones y las fuerzas políticas, desde la unidad que supone la defensa del interés general, para que se faciliten las inversiones y la carga de trabajo suficiente que garantice el empleo en la factoría.