Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NEGOCIACIÓN

Los salarios de Ford Almussafes subirán un 7 % desde 2021

La dirección accede a aplicar el aumento del 0,5 % más el IPC, del 6,5 %, que marca el convenio colectivo

Imagen de archivo de uno de los lineales de la planta de montaje de vehículos de la factoría de Ford en Almussafes.

Los salarios de la plantilla de Ford Almussafes subirán un 7 % de forma retroactiva desde 2021. La noticia puede sonar paradójica en plena negociación de recortes para asegurar la continuidad de la fábrica, pero es el acuerdo que han arañado este lunes los sindicatos en una nueva reunión, la décima, con la dirección española de la compañía para convenir una precarización de las condiciones en la planta valenciana. El pacto debe ser entregado a la división europea antes del 27 de enero y servirá para decidir si es Almussafes o Saarlouis (planta de Ford en Alemania a la que también se le han exigido recortes) quien recibe la adjudicación de los nuevos modelos eléctricos de la firma del óvalo azul. Quien sea "más competitiva", en palabras de la propia automovilística, recibirá esos contratos.

Según han informado fuentes del comité de empresa, en la cita de este lunes no se ha avanzado en ningún otro aspecto ya que este era un primer punto irrenunciable para las organizaciones sindicales. No en vano UGT, sindicato mayoritario, realizó este fin de semana una consulta en la que el 87 % de los votantes rechazó renunciar a esa subida estipulada en el convenio colectivo. Ese marco de regulación laboral de la planta establece un incremento salarial del 0,5 % más el IPC, que cerró diciembre en el 6,5 %. Así, los sueldos crecerán un 7 % y se consolidarán en las tablas salariales. Es el segundo tanto que se apuntan los sindicatos de Almussafes en poco más de una semana, tras lograr que el último ERTE anunciado mantenga las condiciones de los previos, algo a lo que se resistía la dirección.

Con el sueldo medio que ronda los 35.000 euros anuales y con más de 6.000 trabajadores, este incremento del 7 % supondrá un sobrecoste de más de 15 millones al año en salarios para la multinacional, que había alertado de que aplicar esta subida salaria "impactaría significativamente" en la "competitividad" de Almussafes. "Es el momento de apelar a la responsabilidad de todos (...) para alcanzar acuerdos que nos aseguren oportunidades de futuro", rezaba la circular interna que remitió Ford España a los trabajadores de Almussafes la pasada semana.

La negociación empieza ahora

En cualquier caso, este es solo el primer paso de una negociación que, según fuentes del comité de empresa, "acaba de empezar" pese a los numerosos encuentros mantenidos hasta la fecha entre ambas partes. En la cita previa la multinacional ya concretó los tres "pilares" donde quiere meter la tijera, "reducción de costes salariales, extensión de jornadas laborales y aumento de días trabajados al año", si bien no puso cifras al hachazo, algo que reclaman los sindicatos.

La próxima reunión será este mismo miércoles y la parte social confía en que la empresa avance concretando algunas propuestas. "De momento hemos acordado que el IPC hay que abonarlo porque está pactado. Ya con esto atado, hablemos de flexibilidad", indicaba tras la reunión el portavoz de UGT, José Luis Parra. El responsable sindical explica a este diario que el objetivo es saber "qué pide la empresa", que hasta ahora solo ha lanzado "propuestas ambigüas", y muestra la predisposición de su organización a explorar "medidas de flexibilidad" como "fijar ciertos sábados de trabajo, por ejemplo", aunque aclara que estas cesiones "siempre están ligadas a recibir esos contratos" de los nuevos eléctricos.

Los plazos son muy ajustados, ya que el acuerdo que Almussafes y Saarlouis, planta homóloga a la valenciana en el mismo proceso de recortes y con la que la valenciana se juega su futuro, presenten a la matriz europea deben estar cerrados el 27 de enero, dentro de 10 días. "Es la negociación más dura y más complicada de los últimos 35 años", dice un Parra que no oculta que el acuerdo es "vital" porque "nos jugamos la superviviencia" de la fábrica.

Compartir el artículo

stats