Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El automóvil se convierte en el lastre de las exportaciones valencianas

Las ventas al exterior de la autonomía crecen un 13,3 % hasta noviembre con los coches y los cítricos como únicos sectores en negativo

Instalaciones de la planta de motores de Ford en Almussafes

El automóvil -y, en mucha menor medida, los cítricos- se han convertido en un lastre para las exportaciones valencianas, que no hace mucho los tenían como su locomotora. Los datos dados a conocer hoy por la Dirección Territorial de Comercio ponen de manifiesto que las ventas al exterior de la autonomía crecieron un 13,3 % entre enero y noviembre del año pasado, hasta superar los 29.500 millones de euros. Se trata de un dato positivo, pero alejado del 21,2 % de la media española y también de las subidas mucho más acentuadas de sus otros competidores: Cataluña (22 %), Andalucía (24,5 %) y Madrid (34,1%).

Un somero repaso por el listado de los bienes que exporta la Comunitat Valenciana pone el foco en los sectores que contribuyen a que la autonomía se quede rezagada en el contexto español. En primer lugar, está la caída del 21,1 % del sector del automóvil. El porcentaje sube al 27,6 % en el caso de la fabricación de coches y motos por la crisis que está afectando a Ford Almussafes, mientras que la industria auxiliar, que cada vez está diversificando más su negocio para no depender de la multinacional, registra un alza del 12,4 %. En conjunto facturan casi 4.000 millones. El segundo sector con dato negativo es de los cítricos, con una bajada del 1,3 % y unas ventas totales de 2.044 millones. El tercero es los aceites esenciales y perfumados, que descienden un 7,2 %, hasta los 534 millones. Todas las demás actividades marcan una tendencia positiva, en algún caso con alzas de tres dígitos.

Saldo comercial

Valencia, que acoge a la Ford y donde hay mucha producción citrícola, es la provincia que experimenta una peor evolución, con una subida interanual del 7,9 %, frente al 21,5 % de Alicante y el 19,6 % de Castelló. La Comunitat Valenciana, pese a todo, mantuvo un saldo comercial positivo en 2.609 millones, dado que las importaciones, pese a subir un 18,6 %, se quedaron en 26.937 millones, pero el dato es un 22,1 % peor que el de los once primeros meses de 2020.

En el mes de noviembre, la dinámica fue muy similar a la del conjunto del año. Así, las exportaciones valencianas crecieron un 11,8 % (hasta 3.172 millones), pero las del conjunto de España lo hicieron en un 22,6 %. De nuevo, Cataluña, Andalucía y Madrid estuvieron por delante y también otra vez fue el sector del automóvil, con una bajada en general del 39 %, el que tuvo un peor comportamiento. En este caso, los cítricos subieron un 18,9 % pero entraron en tasas negativas algunos bienes de equipo y manufacturas como el juguete.

Por destino, en el acumulado del año las ventas al Reino Unido mejoran y crecen siete décimas. Con 1.810 millones, ese país se mantiene como el quinto socio comercial de la Comunitat Valenciana, tras Alemania, Francia, Italia y Estados Unidos.

Compartir el artículo

stats