Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector textil prepara despidos temporales por la subida del gas

Las empresas ultiman la aplicación de ERTE tras sufrir un incremento del precio del combustible esencial para el subsector de los acabados del 600 %

Rollos de hilo de color en un telar de una empresa textil.

Las empresas textiles de la Comunitat Valenciana preparan regulaciones temporales de empleo ante el incremento del precio del gas que les ha puesto contra las cuerdas. Una firma valenciana del sector ya ha aplicado el primer Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE) y otras "lo tienen preparado de forma preventiva". De enero a diciembre de 2021, según la patronal valenciana del textil (Ateval), el precio medio del gas subió de 28,33 euros el megavatio hora (€/MWh) a 183 €/MWh, lo que implica un incremento del 600 % respecto a 2020. En la primera quincena del año, el combustible ha bajado hasta los 90 €/MWh, pero continúa siendo un coste inasumible para los empresarios que no están dispuestos a producir a pérdidas. Además, el conflicto entre Rusia y Ucrania amenaza con disparar el precio del combustible.

En la Comunitat Valenciana hay 1.400 empresas textiles que dan empleo a 23.000 personas. El subsector de la estampación, tinte y acabado tiene una gran dependencia del gas. Todos los tejidos pasan por un proceso de acabado que se hace con máquinas que funcionan con agua caliente o vapor. La energía para calentar el agua proviene del gas. En estas empresas el gas representaba antes unos costes de producción del 10 % y ahora son del 25 %.

José Serna, presidente de Ateval, subraya que las empresas valencianas están ahogadas por el incremento del precio de la energía, que se ha sumado al aumento del coste de resto de materias primas y de los gastos de transporte por la crisis de los contenedores. "En diciembre una empresa ya presentó un ERTE para cuarenta de sus 160 trabajadores. Otras ya lo tienen preparado de forma preventiva por si hace falta", lamenta Serna. Además, una parte de las firmas textiles han adelantado las vacaciones de sus trabajadores para no tener que aplicar recortes temporales. "La preocupación está ahí. Ahora el precio del gas se mueve entre 80 y 90 €/MWh, pero no sabemos qué va a pasar. Estos sobrecostes son imposibles de repercutir de manera inmediata", asegura el presidente de la patronal.

En la Comunitat Valenciana hay 1.400 firmas textiles que dan empleo a 23.000 trabajadores

decoration

Las medidas de urgencia que están tomando las empresas textiles tienen su reflejo en el consumo energético. El uso de energía cayó un 24 % en el sector textil en noviembre respecto a octubre coincidiendo con el incremento de la factura, según los últimos datos del portal público estadístico de la Generalitat. Según los datos de Enagás, esta tendencia se ha mantenido en enero a nivel general en la industria.

El 63 % de la industria textil consume electricidad (que también se ha disparado), el 36 % gas y el 1 % otras fuentes energéticas (sobre todo gasoil). El gasto energético en la estructura de costes de la industria textil tiene un peso medio del 16 %. En la Comunitat Valenciana hay 35 empresas especializadas en el acabado de los productos textiles que son las que sufren directamente la subida del precio del gas, aunque al final el sobrecoste recae indirectamente en todas por la estampación y los tintes.

La crisis energética que vive Europa tiene su origen en la escasa oferta de gas que contrasta con la alta demanda asiática, el bajo nivel de las reservas del combustible y la incertidumbre del suministro ruso por la escalada de tensión en Ucrania. Además, España está padeciendo el recorte del suministro de gas argelino por el cierre del gasoducto del Magreb que atraviesa Marruecos por las tensiones entre los dos países. La situación, según la consultora energética Grupo ASE, está muy lejos de resolverse.

Esperanza en que el combustible baje en primavera

La industria confía en que el precio del gas caiga en primavera, aunque contiene el aliento por la crisis en Ucrania Los grandes consumidores de gas industrial consideran que el precio del combustible tocó techo en diciembre tras la escalada que protagonizó en los últimos meses y que tuvo como consecuencia el alza del coste de la luz. El último boletín de precios de Gas Industrial (la asociación de grandes consumidores) apunta que en las dos últimas semanas de diciembre el combustible (esencial para el sector azulejero) subió un 16,9 % en los mercados europeos hasta los 124 euros el megavatio hora (MWh), 17,94 euros MWh más que en la primera quincena del mes. Sin embargo, «durante este periodo resalta un fuerte pico al inicio para posteriormente invertirse la tendencia y cerrar a la baja». El colectivo precisa que la disminución drástica de los flujos de gas ruso (tras la caída a cero del suministro a través de la conexión por Mallnow, puerta de entrada del combustible de Polonia a Alemania) ha ejercido una fuerte presión sobre el precio. Sin embargo, la menor competencia entre Europa y Asia por el gas natural licuado (que se transporta en barco), la previsión de temperaturas moderadas y el incremento del flujo de gas natural procedente de Noruega contribuyeron a reducir el precio en la última semana del año.

Compartir el artículo

stats