Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MSC, la naviera que impulsa la ampliación de Valenciaport, ya supera a Maersk y lidera el sector

Mediterranean Shipping Company pone fin a casi tres décadas de reinado de la danesa después de superarla en capacidad de carga de contenedores en todo el mundo

Un buque atracado en la terminal MSC del Puerto de València, en una imagen de mayo de 2020. | LEVANTE-EMV

Mediterranean Shipping Company (MSC) ya supera a Maersk como mayor transportista marítimo del mundo. La naviera italosuiza que explotará la nueva terminal de contenedores del Puerto de València -pendiente de licitar y adjudicar a la espera del informe de Puerto del Estado- comienza el año 2022 en una posición de liderazgo a escala global al conseguir una capacidad global equivalente a 4.284.728 TEU (contenedores de veinte pies o seis metros), frente a los 4.277.274 de la multinacional danesa, según constata el último informe de la consultora Alphaliner.

MSC, que también es el principal cliente del recinto del Grao, pone así fin a casi tres décadas de reinado de Maersk en un mercado donde las tres grandes navieras internacionales (MSC, Maersk y CMA CGM) concentran el 50% del tráfico mundial y cinco (aquí se incluyen también la china Cosco y la alemana Hapag-Lloyd) el 75% del transporte mundial de contenedores. En busca de reducción de costes y de mejorar la eficiencia, los principales gigantes del mar continúan invirtiendo en nuevos buques. Maersk sólo tiene el 42%.

«Nunca nos habíamos fijado el objetivo específico de ser los más grandes del mundo y nuestro objetivo sigue centrado en el crecimiento y la rentabilidad», asegura el director ejecutivo de MSC, Soren Toft, en declaraciones a ‘World Energy Trade’. La estrategia de MSC ha sido comprar los buques portacontenedores más grandes disponibles porque pueden operar con más eficiencia que los buques más pequeños. Los barcos de MSC transportan, de media, unos 6.600 TEU, frente a los 5.800 de media de Maersk, que cede terreno en el negocio tras centrarse en líneas de negocio más rentables, como el transporte aéreo y el de carretera, así como almacenamiento, explotación de terminales portuarias y la venta de software de logística. En ese sentido, fuentes de la multinacional danesa aseguran que «la empresa ha tomado una decisión estratégica para cambiar de rumbo. De hecho, Maersk ha pivotado en torno a las tecnologías de nueva generación, los grandes datos y la innovación para transformarse en una empresa de logística integrada de extremo a extremo».

En esa carrera por la construcción de buques de mayor capacidad de carga, la compañía de astilleros estatales chinos CSSC ha anunciado la reciente botadura del buque ‘Ever Alot’, que con 24.004 TEU se convierte en el portacontenedores de mayor capacidad del mundo hasta la fecha. Esta nueva embarcación construida para la naviera Evergreen Line, es la primera de una serie de seis y será entregada el próximo mes de mayo. Supera al resto de los buques de Evergreen, como el ‘Ever Ace’, anteriores poseedores del récord de capacidad con 23.992 TEU. Frente a otras empresas navieras como Maersk, que van a apostar por el metanol, o CMA CGM, cuyos buques más grandes operan ya propulsados por gas natural licuado, Evergreen ha equipado sus megaportacontenedores más recientes con depuradores de gases.

Concentración del negocio

A la vista de la concentración de los tráficos marítimos en pocas navieras, el presidente de Puertos del Estado, Álvaro Rodríguez Dapena, reconocía ayer que es realmente «muy complicado» que los precios de los fletes marítimos puedan volver a los niveles previos a la pandemia del coronavirus, comentó durante su intervención en el Foro de la Nueva Economía.

También indicó que el coste de los fletes se está moderando, ya que ahora mismo es 2,5 veces superior al de antes de la pandemia, frente a los incrementos de hasta diez veces registrados durante algunos períodos de tiempo de la pandemia de covid-19.

En busca de autonomía

Respecto a la gestión actual de los puertos españoles de interés general -del que forman parte 26 recintos, integrados en 26 Autoridades Portuarias- Rodríguez Dapena comentó que es necesario reformar la Constitución para poder transferir la competencia de los puertos al País Vasco o Cataluña, comunidades autónomas que llevan ya mucho tiempo pidiendo dicho traspaso. Y defendió que más que separar la gestión de las autoridades portuarias es necesario buscar algún tipo de concentración para mejorar la eficiencia del sistema portuario de España.

Compartir el artículo

stats