Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puigdengolas da el paso a Nieves Romero al frente del Colegio de Ingenerios Industriales

Nieves Romero, próxima decana del Colegio de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana

Salvador Puigdengolas ha dado un paso al lado y ha dejado el decanato del Colegio de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana (COIICV) en manos de Nieves Romero, actual decana del colegio provincial. Puigdengolas ha explicado esta mañana que ha decidido dimitir como decano para dar un nuevo impulso al COIICV. "Es una persona muy preparada y ha sido la primera presidenta del colegio de Valencia. Yo llevo ya cuatro años y es le momento de dar el paso a gente nueva", ha apuntado.

Al actual decano todavía le quedaban dos años de mandato. "Yo no me voy del todo porque voy a seguir en la junta del COIICV como vocal. Creo que he cumplido con los objetivos de renovación que me marqué. Ahora es importante dejarlo y que la gente vea que puede llegar a estos puestos de responsabilidad. Yo voy a continuar trabajando para ayudar a todos mis compañeros".

Puigdegonlas ha remitido este mañana el siguiente comunicado a los colegiados: "Estimadas compañeras y compañeros del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana y de la Asociación de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana.

Son ya diez años los que llevo participando activamente en el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana, tanto en la Junta de Gobierno, como en la Junta Provincial de la Demarcación de Valencia, haciendo bandera de la defensa de la profesión y de la puesta en valor del Colegio y de nuestros compañeros y compañeras colegiadas.

Ya desde los primeros años, tuve la confianza de la Junta Provincial de Valencia gracias a la cual, tras dos años como vocal, fui elegido, en votación y por mayoría, como secretario de la Demarcación de Valencia y, más tarde y en la Junta de Gobierno, como secretario del COIICV. Durante esos dos años puse todo mi esfuerzo en desempeñar intensamente esos cargos, intentando acercar y aunar diferentes puntos de vista y tratando de poner en valor todo lo que nos unía, resolviendo problemas, que es lo que nos define como ingenieros.

Tras esos dos intensos años, gracias a la confianza de la mayoría de los compañeros que formaban parte de la Junta Provincial de Valencia, fui elegido presidente de la Demarcación de Valencia, abriendo una nueva etapa en la que, juntos, acometimos importantes cambios en la estructura de la Demarcación para amoldarla a los nuevos tiempos y a las necesidades de las administraciones, de la sociedad y de las compañeras y compañeros. No negaré que durante ese periodo tuvimos que vivir momentos muy complicados y tomar difíciles decisiones de carácter colegial para ser capaces de abordar importantes proyectos estratégicos para la puesta en valor de la profesión y del Colegio.

No debiendo ser yo quién así lo valore, puesto que, si son éxitos, estos son de todos, fueron años en los que pusimos en marcha proyectos nucleares que, tras los años, se podrían llegar a valorar como importantes para el reconocimiento social y profesional de nuestro colectivo.

Tras esa etapa como presidente de la demarcación de Valencia, y gracias a la confianza de quienes formaban la Junta de Gobierno, tuve el honor de ser elegido, en dos mandatos diferentes pero consecutivos, decano de nuestro Colegio. Todo un orgullo para alguien que lleva la profesión de ingeniero industrial como bandera y muy en gala “nuestra manera de hacer”.

Durante estos cuatro intensos años hemos luchado por defender los intereses del Colegio y de todas y cada una de las personas que lo conforman, enfrentándonos a retos tan importantes y difíciles como el desconocimiento del engrane de las nuevas titulaciones con las profesionales reguladas, o la pandemia en la que aún nos encontramos, sin desviarnos del objetivo común que nos debe unir a todos para ser más fuertes: la defensa de la profesión y la puesta en valor del Colegio y de todos los compañeros y compañeras.

En estos cuatro años como decano, he intentado estar al lado de cada una de las compañeras y compañeros que las conforman, escuchando, atendiendo y siempre al servicio de todas y todos quienes a mí se han dirigido y así me lo han pedido, sin dejar de lado mis responsabilidades institucionales ni los proyectos que nos están llevando a posicionarnos como un Colegio Profesional de referencia.

Todo ello no hubiera sido posible sin el trabajo en equipo, el apoyo y la ayuda de la gran mayoría de quienes formaban, y forman, parte de la Junta de Gobierno y de sus Directivas. GRACIAS".

Compartir el artículo

stats