Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los enganches ilegales de energía caen un 20 % pese al alza de precios

La lucha contra el fraude permirte a Iberdrola recuperar en 2021 el equivalente al consumo anual de 28.000 familias

Torres de electricidad de alta tensión, Levante-EMV

Iberdrola, el mayor suministrador de energía eléctrica de la Comunitat Valenciana con cerca de 3,4 millones de clientes, detectó el año pasado un 20 % de enganches ilegales menos que en 2020 pese al encarecimiento del precio de la luz. La compañía desmantela cada día de media 47 conexiones irregulares y logró recuperar el año pasado el equivalente al consumo anual de 28.000 familias entre los fraudes localizados y las incidencias en los equipos de medida. La empresa ha comprobado que el 99 % de los enganches ilegales los cometen familias sin problemas para llegar a fin de mes y empresas, y el 0.5 % personas en riesgo de exclusión social. La compañía utiliza técnicas de big data para afinar las revisiones.

La firma i+DE (empresa distribuidora del grupo Iberdrola) realizó en 2021 más de 76.600 inspecciones por pérdida de energía en la red. La compañía identificó 17.200 anomalías (fraudes o incidencias en los equipos de medida) y recuperó más de 97.000 megavatios hora (MWh).

La compañía utiliza técnicas de big data para afinar las revisiones. La inteligencia artificial permite a través de técnicas de machine learnig (aprendizaje automático de las máquinas) analizar miles de datos de los consumidores (conocidos como big data) y localizar con rapidez consumos anómalos de electricidad. La mejora de estas técnicas está permitiendo frenar la pérdida de electricidad de forma «muy precisa y eficiente». «De hecho, se observa una tendencia que explica cómo con menos inspecciones se ha logrado recuperar un volumen superior de energía. El año pasado se realizaron un 12 % menos de inspecciones que en 2020 y se detectaron un 22 % menos de irregularidades y se recuperó un 35 % más de energía no medida (este aumento también se debe a una mayor precisión de los sistemas de gestión de las pérdidas en los equipos de medida)», subrayan fuentes de Iberdrola.

La compañía desmantela cada día de media 47 conexiones irregulares en la Comunitat Valenciana

decoration

La compañía realizó en 2021 cerca de 42.000 inspecciones en Valencia y detectó 9.700 irregularidades, 25.000 en Alicante y halló 5.500 desviaciones de consumo y 9.300 en Castelló y encontró 2.000 anomalías.

El 99 % de la energía defraudada es de familias con gran consumo (clientes que no están acogidos al bono social), el sector servicios y el industrial. «Unos datos que constatan que estas situaciones solo se presentan de forma puntual en viviendas habitadas por familias en situación de vulnerabilidad», subrayan fuentes del sector.

La bajada del fraude contrasta con la evolución de los precios de la electricidad, que el año pasado marcaron máximos históricos (tendencia que se mantiene en enero). La factura media para hogares con PVPC (precio voluntario para el pequeño consumidor) fue de 119,17 euros en diciembre. En el conjunto del año, la factura total de 2021 se elevó a 949 euros, que es un 41% más que el recibo de 2020 (675 euros), según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

En los casos en los que se trata de enganches ilegales de energía, las distribuidores han constatado que el perfil del defraudador se ha profesionalizado. Hay empresas valencianas especializadas en manipular los contadores, según ha podido constatar este diario.

Este tipo de fraude está recogido en el Código Penal y, en función de la cantidad de electricidad ilegalmente consumida, puede constituir un delito. Desde el sector advierten de que «las conexiones ilegales a la red eléctrica y las manipulaciones de los contadores conllevan un elevado riesgo para la seguridad e integridad física de las personas, ya que se realizan al margen de la legalidad y de la normativa técnica vigente, sin los requisitos de seguridad necesarios".

Compartir el artículo

stats