Los productores del sector vitivinícola de la Comunitat Valenciana muestran “perplejidad” y “sorpresa” ante al posibilidad que baraja el Parlamento Europeo de vincular el consumo de alcohol, incluido el sector del vino, con el cáncer. La propuesta de los legisladores de Bruselas, que aún está en fase de estudio, consistiría en añadir en el etiquetado del vino información sobre el riesgo de su consumo de manera similar a como se hace ya en las cajetillas de tabaco. Además, el sector del vino europeo reclama a los eurodiputados que legislen desde la evidencia científica.

Fuentes del Parlamento Europeo aseguraron ayer a Levante-EMV que lo más normal es que la cámara legislativa o el Consejo de la UE “tumbe esta propuesta”, sobre todo en este semestre de mandato de Francia al frente del órgano que reúne a los jefes de Estado o de gobierno de la Unión Europea. Por su parte, tanto el consejo regulador de la Denominación de Origen Vinos de Valencia, que presidente Salvador Manjón, como el de la DO Utiel-Requena, José Miguel Medina, han calificado de “insólita” la propuesta que se debate en la cámara legislativa de Bruselas.

Según un comunicado del Comité Europeo de Empresas del Vino (CEEV), la propuesta del Parlamento de la UE es “engañosa y está basada en un único estudio duramente criticado por la comunidad científica debido a sus fallos de metodología y análisis”. Además, son muchas las evidencias científicas que apuntan a que beber vino con moderación puede contribuir a una mayor esperanza de vida y a una menor incidencia de enfermedades importantes como las cardiovasculares, la diabetes y el cáncer.

Sin base científica

Tras la aprobación, el pasado 9 de diciembre, del informe del Plan Europeo sobre el Cáncer por parte del Comité Especial para Combatir el Cáncer (BECA) del Parlamento Europeo, el sector europeo del vino, agrupado en torno al CEEV, recuerda a los eurodiputados la importancia de que todas las políticas estén basadas en la ciencia y en la evidencia científica. Además, pide al Parlamento Europeo que reconsidere la afirmación incluida en el informe del BECA de que "no existe un nivel seguro de consumo de alcohol" al no haber datos científicos que apoyen un mayor riesgo de cáncer cuando el vino se consume con moderación, con las comidas, como parte de la Dieta Mediterránea y de un estilo de vida saludable.

El documento que salga del pleno se convertirá en una resolución parlamentaria sin fuerza ejecutiva

La Federación Española del Vino ha hecho un llamamiento al Parlamento Europeo para que, de cara a la votación del informe en el plenario, se evite el oportunismo político y reconozcan que más impuestos, restricciones a la comercialización y advertencias sanitarias en el etiquetado no abordan realmente las causas fundamentales del consumo abusivo y nocivo de alcohol y podrían generar un efecto de estigmatización sobre el producto.

El pleno del Parlamento Europeo votará el informe del grupo BECA en febrero. El documento que salga del pleno se convertirá en una resolución parlamentaria sin fuerza ejecutiva, si bien la Comisión Europea lo puede tomar en consideración. Antes tendría que escuchar a los jefes de Estado, representados en el Consejo de la UE.