Francisco de Andrés Sales y Dimas de Andrés Puyol, propietarios del grupo familiar valenciano Medcap Real Estate, han sido absueltos por la sala penal de la Audiencia Nacional de los delitos de administración desleal y apropiación indebida, de los que habían sido acusados por el Banco de Valencia, hoy integrado Caixabank, y por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob).

El fallo, emitido el 21 de febrero por el presidente del Tribunal Félix Alfonso Guevara Marcos, absuelve en la misma sentencia al exconsejero delegado de Banco de Valencia Domingo Parra Soria, a su hijo José Antonio Parra Aznar, y José Vicente Giner Ponce, Juan Alfredo Zurita Marqués y Francisco Egea Beneito. El fiscal sostenía que los imputados provocaron un agujero de 4,2 millones a Banco de Valencia y otro de 5,3 a Bancaja por una subrorgación hipotecaria relacionada con el local de la tienda Apple de Barcelona.

La sentencia considera que las actuaciones llevadas a cabo por los ahora absueltos, relacionada con el alquiler del local en Barcelona a la multinacional Apple, estuvieron ajustadas a derecho. La sociedad Iberfin, propiedad de la familia De Andrés, que hizo la operación, estaba participada por Intercapiresa, propiedad de la familia Parra.

Un portavoz de la familia De Andrés manifestó ayer que “esta sentencia absolutoria viene a restituir parte del daño reputacional que el fundador de la empresa familiar y su hijo han padecido durante los últimos nueve años como consecuencia de las acusaciones realizadas en 2013, ahora demostradas sin fundamento”.

Según la sentencia, “los hechos declarados probados no son constitutivos de delito”. El punto octavo de la sentencia afirma que “la actividad desplegada por los acusados no constituye acto alguno de administración desleal o apropiación indebida constitutivos de delito, ni existió cooperación necesaria en ellos”.

En otro punto de la sentencia se dice que “la conclusión que se desprende es que esta operación no supuso ningún perjuicio para las entidades bancarias, Banco de Valencia y Bancaja, sino que fue beneficiosa”. Y más adelante, asegura que “la operación salió bien y todos ganaron”.

Origen

El origen de la operación arranca en 2006, cuando Patrimonial Andybal SL formalizó con Banco de Valencia un préstamo mercantil por importe de 50 millones y con Bancaja otro de 62 millones, sumando en total 112 millones para la adquisición de dos edificios en Barcelona. En su escrito de acusación, la Fiscalía sostuvo que para la concesión de esos préstamos no se tasaron los inmuebles ni se otorgaron garantías hipotecarias sobre los mismos, además de que los técnicos de Bancaja y Banco de Valencia desaconsejaron la operación. Los hijos de Parra y de De Andrés decidieron adquirir los bajos de uno de los dos edificios, el ubicado en Plaza Cataluña con Paseo de Gracia, además de otro local del mismo edificio que era de Banesto. La idea era unir ambas fincas, reformarlas, arrendarlas a Apple y luego venderlo a un inversor para tener una plusvalía.

Tras examinar los hechos, el tribunal ha llegado a la conclusión que no son constitutivos de delito y ha absuelto a todos los procesados.