Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de 'stock' dobla el coste de los coches de alquiler en la C. Valenciana

La crisis de los microchips impacta de lleno en el sector en pleno repunte del turismo

Empresa de coches de alquiler situada cerca del aeropuerto de El Altet

La crisis de los microchips ha impactado de lleno en el negocio de los coches de alquiler en pleno repunte del turismo. La falta de 'stock' de vehículos nuevos va a doblar el coste de los alquileres en la Comunitat Valenciana durante la próxima temporada alta. Mauro Derqui, presidente de la Asociación de Empresarios de Vehículos de Alquiler de la Comunitat Valenciana y Murcia (Aecoval), advierte de que "el problema es que no hay coches". El sector compra en condiciones normales el 20 % de los vehículos nuevos de España, pero ante la actual falta de 'stock' (con plazos de entrega de 8 meses) las marcas prefieren vender los vehículos a particulares porque obtienen más rentabilidad. En la Comunitat Valenciana hay un centenar de empresas de alquiler

Algunas empresas de alquiler de coches incluso están comprando vehículos de segunda mano en Alemania para hacer frente a la situación. Este tipo de compañías tienen una rotación muy alta de vehículos (las grandes marcas cambian de coches cada 6 meses) y hasta el estallido de la pandemia obtenían grandes descuentos de las marcas. La crisis del coronavirus y el colapso del turismo hasta el verano pasado han minado a las empresas, que cuando empezaban a remontar se han topado con el desplome de la producción de vehículos por la falta de microchips. "Cuando pedimos una flota nos dan un plazo de entrega de entre seis y ocho meses, no podemos elegir los modelos y es complicado obtener financiación", lamenta Derqui. "Las macas han dejado de dar descuentos para al sector porque hemos dejado de ser rentables para ellas", añade.

Vehículos alquilados

Según los datos de la patronal, en 2019 las empresas de alquiler adquirieron en la Comunitat Valenciana 35.686 vehículos y el año pasado compraron 11.222. La cifra de 2021 supone un desplome del 68,5 %. En el primer mes de 2022 solo se han matriculado 156 coches de alquiler en la Comunitat Valenciana (un 64 % menos que en enero de 2021) a pesar de que se espera un repunte muy fuerte del turismo a partir de primavera.

Los principales clientes de las firmas de alquiler valencianas son británicos, alemanes y franceses. Más de dos tercios del mercado se concentra en la Costa Blanca y el resto se reparte entre Valencia y Castelló. Mauro Derqui precisa que este invierno el coste de los alquileres ha subido un 50 % respecto a la misma temporada de 2019 (última antes de la pandemia) y en verano se va a doblar. "Un coche de alquiler en temporada alta costaba antes entre 200 y 250 euros y este año va a valer entre 400 y 450 euros", precisa Mauro Derqui.

El representante de la patronal explicó que las empresas han podido aguantar la crisis gracias a los ERTE y añadió que algunas se vieron obligadas a vender sus flotas durante el confinamiento. La cifra de negocio del verano pasado fue equivalente al 50 % de 2019 y este año las compañías sí que esperan un repunte importante pero son prudentes. Mauro Derqui añadió que el negocio de las coches de alquiler está muy vinculado con la cifra de vuelos.

Según la patronal de fabricantes de automóviles (Anfac), la crisis de los microchips, junto con el contexto de crisis económica derivada de la pandemia, ha provocado que, durante el último año se hayan registrado unos niveles de producción de vehículos un 7,5 % más bajos que los de 2020, un periodo ya de por sí muy negativo por los cierres de fábricas durante dos meses. Si se compara con el último año prepandémico, cuando la producción cerró con 2.822.360 unidades, la fabricación de vehículos en España se ha reducido en 724.000 vehículos, un 25,6%.

Compartir el artículo

stats