Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cerámica y la agroalimentación, los sectores valencianos más atrapados por el conflicto bélico

La posible paralización del comercio exterior afecta a 2.500 empresas valencianas y unos 350 millones de euros en exportaciones anuales

Un buque portacontenedores atracado en la terminal de Maersk del Puerto de València

A las graves consecuencias por la pérdida de vidas humanas tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia habrá que añadir los efectos que tendrá este conflicto para la economía europea en general, incluida la de la Comunitat Valenciana. Industrias manufactureras (sobre todo cerámica y empresas auxiliares y en menor medida, vehículos, calzados, maquinarias, textiles y muebles), así como las actividades agrarias serán las más damnificadas ante una posible paralización del comercio exterior con los citados países del viejo continente. Unas 2.500 empresas de la autonomía mantienen relaciones comerciales con Rusia y Ucrania y según un informe de la Cámara de Comercio de València, el valor de las exportaciones a Rusia se elevó a 253,9 millones de euros (enero-noviembre de 2021), frente a los 305,6 millones de las importaciones. 

Esas cantidades representan unos crecimientos del 16% y 55% superiores, respectivamente, en comparación con idéntico período del año anterior. Con Ucrania el comercio es menor, ya que los envíos se elevaron a 64,9 millones y las compras, a 174,8 millones. Con todo, ese comercio exterior valenciano con la exrepública soviética también ha mantenido una tendencia creciente al mejorar un 25% en ambos casos. Así las cosas, las empresas valencianas que exportan a Rusia y Ucrania tienen en juego un negocio aproximado de 350 millones de euros anuales.

Las importaciones de cereales y girasol, así como de medios de producción básicos como abonos y fertilizantes, se resentirán gravemente, lo que implicará un nuevo encarecimiento de los costes de producción para el sector agrario.

Freno a las inversiones

El citado estudio de la Cámara de Comercio de València considera que el conflicto bélico derivará "en un claro retroceso de las exportaciones de azulejos, calzado, productos agroalimentarios y también del turismo, además de tensionar el mercado de materias primas". Por otra parte, considera que las sanciones financieras a Rusia supondrán un freno a la inversión de capital ruso en España, por lo que las empresas deberán ir buscando nuevos mercados para sus productos y también nuevos proveedores alternativos.

Las sanciones financieras a Rusia supondrán un freno a la inversión de capital ruso en España

decoration

Además, Ucrania es, hoy por hoy, el granero de Europa y el primer productor mundial de semillas, harinas y aceites de girasol. De igual manera, el gas y el petróleo ucranianos son la base para la producción de los citados abonos y fertilizantes para toda Europa y el conflicto armado tendrá consecuencias de peso para el comercio comunitario, con un importante incremento de precios, y desde luego para un sector agrario valenciano aquejado de una importante crisis de rentabilidad por los elevados costes. El destino de todas estas importaciones es, fundamentalmente, la elaboración de piensos para la ganadería y una falta de suministro derivará en el encarecimiento de estas materias primas, algo que para los ganaderos sería de fatales consecuencias en estos momentos que se ven afectados por la sequía que padece toda España.

Compartir el artículo

stats