Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arquitectos y aparejadores ofrecen su ayuda a la Administración para acabar con el atasco de las licencias

Los permisos en València acumulan una demora de hasta un año

Los representantes de los arquitectos y aparejadores tras sellar el acuerdo conjunto,

El Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia (CTAV) y el Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Valencia (CAATIE Valencia) han acordado ofrecer sus recursos a la Administración para reducir los tiempos de espera en la concesión de licencias que, actualmente, acumula demoras de más de un año.

Ambas instituciones se ponen a disposición del Ayuntamiento de Valencia con la propuesta de ocuparse de la verificación técnica y formal de la documentación requerida en la concesión de licencias con el objetivo de agilizar estos tiempos de espera.

El Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia (CTAV) y el Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Valencia (CAATIE Valencia) se han reunido con el objetivo común de contribuir a la agilización de los procesos de concesión de licencias de obra y actividades. Así, ambas instituciones han acordado ponerse de forma conjunta a disposición del Ayuntamiento de Valencia para reducir los tiempos de espera de la concesión de licencias que, actualmente, acumula demoras que llegan a superar el plazo de un año desde la solicitud a la concesión.

Con este acuerdo, los presidentes de ambos colegios profesionales reiteran al Ayuntamiento conjuntamente su oferta de ocuparse de la verificación técnica y formal de la documentación requerida durante el proceso de gestión de licencias, a través de un convenio de colaboración con el consistorio. Este tipo de actuaciones están avaladas por la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (LOTUP) e incluidas en las funciones de los colegios profesionales en su colaboración con los ayuntamientos.

El presidente de CAATIE Valencia, Vicente Terol, considera que la dilación de las licencias municipales “es un problema que viene de lejos y supone un escollo en la actividad económica de Valencia. Ofrecemos nuestra colaboración en beneficio de toda la ciudad que está en un momento económico en el que se necesita una respuesta ágil. Nuestros técnicos llevan realizando este tipo de función desde hace más de 30 años, en el control de nuestros visados. Tenemos la experiencia y capacidad de solventar la gestión de una licencia en unos pocos días, no más de una semana. Proponemos soluciones, tanto al retraso acumulado de las licencias de obra, como a los inconvenientes que ocasiona la disparidad de criterios técnicos y de interpretación normativa en el consistorio en el caso de las licencias de actividad. Es un modelo de colaboración viable y estamos seguros de que resultaría eficaz”.

Por su parte, la presidenta del CTAV, Marina Sender, afirma que “queremos colaborar en la resolución de un problema que nos afecta a todos. Nuestros colegios profesionales, como corporaciones de derecho público, independientes y especializadas en su ámbito de actividad, pueden prestar servicios al Ayuntamiento para favorecer el funcionamiento ágil, tanto de la edificación en la ciudad, como de las actividades económicas que precisan de una licencia de actividad. Este mayor dinamismo repercutiría favorablemente en la recepción de inversiones, el progreso de la economía valenciana y de la sociedad en general”.

Compartir el artículo

stats