Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los supermercados detectan un “efecto despensa” por la guerra

El consumo de latas y conservas repunta con el estallido del conflicto en Ucrania. La limitación del aceite de girasol busca evitar un “efecto papel higiénico” como en el confinamiento

Un lineal de productos de conserva. Levante-EMV

Las dinámicas de consumo son muy sensibles a cualquier disrupción externa, más si cabe en la alimentación, donde los lineales de los supermercados se convierten en termómetros para medir el sentir de la sociedad. Sucedió durante los días posteriores al estallido de la pandemia y está volviendo a suceder ahora, aunque a menor escala, por la guerra desatada en Ucrania ante la invasión de Rusia. Los supermercados han venido detectando “anomalías” en los patrones de compra desde la pasada semana que han provocado que el sector haya optado por imponer de forma casi unánime racionamientos a productos como el aceite de girasol (cuyas semillas provienen en su mayoría de Ucrania) para asegurar el suministro a los particulares ante el acopio que estaban realizando algunos profesionales de hostelería por temor a una escasez.

Pero no solo eso. Según confirman diferentes fuentes de la industria agroalimentaria, desde que se inició la guerra han detectado lo que en el sector se conoce como "efecto despensa". Es decir, un repunte en las ventas de aquellos productos que pueden permanecer más tiempo sin ser consumidos, como las conservas y los enlatados. Como añaden las fuentes, es una situación que ya se dio al inicio de la crisis sanitaria y que suele repetirse siempre que se producen conflictos bélicos o eventos que implican incertidumbre.

Sin riesgo de abastecimiento

En todo caso, la distribución es unánime a la hora de asegurar que no hay riesgo de desabastecimiento y que el suministro está garantizado, incluido el de aceite de girasol. De hecho, insisten en que la limitación impuesta desde finales de la pasada semana a este producto busca precisamente asegurar la disponibilidad de este artículo para todos los clientes y que no se produzca un "efecto papel higiénico",

Desde Asedas, que aglutina a gigantes como Mercadona, Consum, Lidl, Dia o masymas, confirman que las limitaciones son una respuesta "sectorial" ante una demanda "anómala" en artículos "muy limitados relacionados con el aceite de girasol". Anged también confirma que la limitación es masiva "y quien no lo ha hecho ya, lo hará".

En ese sentido, ambas asociaciones explican que la tensión en el suministro se detectó primero en las grandes distribuidoras del canal horeca. Así, ante los primeros signos de escasez, estos profesionales habrían recurrido a los supermercados y esas compras de mayor volumen son las que habrían forzado a estos establecimientos a racionar las compras, según apuntan distintas fuentes del sector.

Compartir el artículo

stats