En el actual contexto económico, son muchas las empresas que se estén plateando solicitar los minimis; una línea de ayudas concedidas por los estados miembro de la Unión Europea y reguladas por el Reglamento 1407/2013 de la comisión Europea y en los artículos 107 y 108 del Tratado de Funcionamiento de la UE.

¿Qué son los minimis?

Etimológicamente, la palabra proviene del latín y significa "cosas sin importancia", refiriéndose concretamente a las cosas pequeñas.

Así pues, las ayudas minimis son aquellas líneas de apoyo de los estados miembros de la Unión Europea, cuya cuantía es insuficiente para que tengan que comunicarse a la Comisión. Son, por tanto, líneas de crédito que son compatibles con el mercado común europeo. Pueden tratarse de subvenciones, préstamos o deducciones en los intereses de los préstamos bancarios.

Entre ellas, se encuentran las siguientes categorías:

  • Ayudas destinadas al desarrollo de las regiones más desfavorecidas, dentro del mapa acordado por la Comisión Europea.
  • Ayudas a pequeñas y medianas empresas.
  • Investigación y desarrollo.
  • Protección del medio ambiente.
  • Empleo y formación.

Cantidad máxima de los minimis

Al tratarse de ayudas "pequeñas", el reglamento de la UE establece un máximo a percibir por las empresas beneficiarias de este tipos de subvenciones. Son dos los límites establecidos:

  • El importe de los minimis no podrá ser superior a 200.000 euros en un período de tres ejercicios fiscales (se tiene en cuenta el actual ejercicio y los dos posteriores).
  • La ayuda minimis no podrá rebasar los 10.000 euros para las empresas que realicen por cuenta ajena operaciones de transporte de mercancías por carretera.

¿Qué empresas no pueden solicitar los minimis?

El marco común de la Unión Europea es el que determina qué empresa pueden beneficiarse de los minimis y cuáles no; con el objetivo de preservar la competitividad sin injerencias del mercado.

Los sectores que no pueden beneficiarse de los minimis son:

  • Agricultura, siempre que se destinen a la producción primaria de productos agrícolas.
  • Pesca.
  • Acuicultura.
  • Empresas exportadoras a estados miembros o terceros países.
  • Ayudas para adquirir vehículos destinados al transporte de mercancías por carretera.
  • Ayudas condicionadas a que se utilicen productos nacionales y no importados.
  • Préstamos y subvenciones para empresas en crisis.

A pesar de no tener que notificarse a la UE, los minimis se han declarar dentro de los trámites habituales de otro tipo de subvención.