Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Huelga de transportes

Cerco a la variedad en las pescaderías: la huelga y el amarre de la flota reducen la oferta de productos del mar

La huelga y el amarre de la flota reducen la oferta de productos del mar, suben los precios y ya provocan cierres de tiendas

Juan Manuel Ferrero muestra una xarda en una pescadería de Avilés. | Ricardo Solís

Esta información ha sido elaborada por: F. L. Jiménez (Avilés), L. Palacios (Siero), E. G. Díez (Oviedo), D. Montañés (Mieres) y C.M. Basteiro (Gijón)



Las pescaderías acusan los problemas de abastecimiento de pescado fresco, ya sea porque el paro de la flota asturiana ha hecho caer en picado la cantidad de capturas que llega a las rulas o porque la huelga de transportistas impide la circulación por carretera de mercancía. Las reacciones ante este convulso escenario van desde los empresarios que han decidido cerrar –caso de una pescadería de la plaza Pedro Menéndez de Avilés–, los que prevén hacerlo en breve si no cambian las tornas y los que resisten “consiguiendo pescado que vender con mucho esfuerzo”, como manifiestan los avilesinos Samuel Guillén Juan Ferrero.

La dificultad de abastecimiento ha encarecido de media el pescado un 30%, según los profesionales del sector. Otro fenómeno que constatan los pescaderos es el número creciente de clientes que hacen acopio en previsión de que la escasez se agrave en los próximos días. A todo esto se suma lo que los pescaderos llaman “creencia infundada de que no hay pescado a la venta por el hecho de que la flota está amarrada”. A este respecto señalan que “algún barco, como los arrastreros, sí han ido a faenar; y aunque en Asturias falte pescado autóctono se pueden conseguir, no sin trabajo, remesas en otras provincias”. Mientras la venta de pescado fresco se resiente, el consumo de pescado congelado ha aumentado “sobre un 20%”, según la estimación de las tiendas avilesinas especializadas en ese producto. La rula de Avilés, la mayor lonja de pescado de la región, se mantiene abierta –también la de Gijón– si bien las descargas se realizan con cuentagotas; ayer vendieron sus capturas tres buques de arrastre.

El producto del mar, del día. Nunca mejor dicho, porque las pescaderías de Oviedo viven la huelga de transportistas con incertidumbre acerca del suministro que recibirán al comienzo de jornada. “No hay nada garantizado”, afirma Sergio García en el mercado de El Fontán. La falta de algunas especies se hace notable en sus cámaras frigoríficas. Casi todo lo que procede de fuera de Asturias es difícil de conseguir. “Hay producto, pero la variedad es justa”, asegura Rodrigo Fernández. No queda bocarte de Santoña, ni cuentan con las parrochas del Sur: “Tampoco recibimos nada del País Vasco o Galicia”, añade. Esto comienza a repercutir en los bolsillos, pues los precios varían en base a la oferta y demanda. “Nosotros tenemos que movernos hasta Avilés y eso encarece”, cuenta Juan Carlos Astorgano, que también destaca el encarecimiento del precio de la luz.

“Tiramos mucho de lo local”. Así consigue Carmen Domínguez, con pescadería en el Mercado del Sur de Gijón, mantener un suministro vistoso. Mucha xarda, menos bacalao. “El principal problema es el transporte de los mariscos que vienen desde Galicia. Los mejillones y las almejas son muy difíciles de conseguir”, apunta Carlos Figar es propietario de una pescadería del centro de Mieres. En Pola de Siero ayer había más pescado que compradores. “A mediodía siempre solíamos tener cola de clientes esperando, ahora no hay nadie”, aseveraba Elena González.

Piquete de pescadores para intentar parar la rula de Avilés

F. L. Jiménez

La plana mayor de la Federación de Cofradías de Pescadores de Asturias, con el presidente Adolfo García a la cabeza, acudió ayer por la tarde a la rula de Avilés con el doble objetivo de convencer a los armadores que mantienen activos sus barcos de que los amarren y solicitar de los compradores de pescado que cesen su actividad comercial “en solidaridad con el sector de la pesca, pues nos necesitamos mutuamente”. Según García, hubo éxito con los primeros, “de modo que mañana (por hoy) el paro de la flota asturiana será total”. Con respecto a los comercializadores de pescado – mayoristas y minoristas–, si bien las palabras que les dirigió el presidente de la federación de cofradías arrancaron tibios aplausos lo cierto es que la subasta del pescado puesto a la venta se desarrolló minutos después con normalidad. García da por sentado que el paro de la flota pesquera asturiana será total hoy, el día en que el ministro Luis Planas se reunirá con los representantes del sector para anunciarles las medidas que tomará el Ejecutivo para aliviar el coste que supone para los armadores llenar el depósito de gasóleo de sus barcos.


Compartir el artículo

stats