Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los constructores paran obras por la falta de material

Las empresas están ahogadas por la crisis de las materias primas y el alza del coste de la energía

Obras de un edificio en un PAI de València, en una imagen captada ayer. GERMAN CABALLERO

Los constructores han comenzado a parar obras en Valencia por la falta de materiales a causa de la huelga de transportistas. Los primeros proyectos que han parado dependen del hormigón, que no está llegando. Los empresas están teniendo problemas con la falta de suministro de áridos de canteras, betún (que se utiliza para impermeabilizar) y cerámica. Los retrasos se suman al alza del coste de los materiales, que ha dejado desfasados los presupuestos.

El presidente de la Federación Valenciana de Empresarios de la Construcción (Fevec), Francisco Zamora, lamentó que «todos los camiones grandes» están teniendo problemas para llegar a las obras. Un promotor confesó que tiene tres obras en la fase de estructura paradas porque no le llega el hormigón. «No sirven hormigón desde las plantas por la huelga de transporte. La huelga está afectando sobre todo a los proyectos que se encuentran en sus primeras fases. No podemos asumir el riesgo de que las hormigoneras se queden paradas porque es un material que fragua y se echa a perder», lamentó.

La constructora Cleop se ha visto obligada a ralentizar algunos trabajos por el paro del transporte. Fuentes de la compañía explicaron: «La situación actual está llevando a que algunas obras estén ralentizadas en un 90% por carencia de materiales como ladrillo caravista, mortero, cristales y chapas metálicas. Si sigue el retraso en entregas de materiales, en 6-7 días se tendrán que parar obras formalmente».

El presidente de la Federación de Contratistas de Obra Pública de la Comunitat Valenciana (Fecoval), José Luis Santa Isabel, lamentó los problemas de suministro en algunos proyectos. Santa Isabel precisó que las principales carencias son de "áridos de canteras, betún asfáltico (que se utiliza en las carreteras), cerámica y hormigón".

Los contratistas aseguran que es una situación que no han vivido en 40 años

decoration

Santa Isabel insistió en que la huelga del transporte se suma al alza de los costes energéticos y a la crisis de las materias primas. «Sufrimos una escalada de precios desorbitada-. Hoy (por ayer) la tonelada de acero ha subido 400 euros. Hay muchos proveedores que han suprimido la rama comercial y no dan precios hasta que el panorama se aclare. Los suministros ya de por sí están siendo anárquicos. Te suministran cuando pueden porque no hay materia prima para fabricar o viene con cuentagotas», aseguró. El presidente de los contratistas añadió que hay problemas de suministros de materiales esenciales en una obra como la carpintería metálica.

El representante de Fecoval subrayó que la espiral inflacionista parece no tener fin. «El hormigón subió en enero y ya se han anunciado nuevos incrementos para abril. En fin, es un caos de precios, suministros y falta de producto. Algo que no hemos visto en 40 años. Necesitamos que el clima se tranquilice, que el Gobierno ataje la subida desmesurada de los precios y que el problema energético se resuelva o entraremos en una espiral de paralizaciones de obras y de ERTE. La situación se agrava por días», sentenció.

Compartir el artículo

stats