Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TRANSPORTE

El paro del transporte empieza a cerrar fábricas alimentarias y acelera el desabastecimiento

Danone cierra hoy su planta de Aldaia y Heineken advierte de que sus fábricas están al "límite". La movilización también cesa la actividad de fábricas de frutos secos, piensos, panadería industrial y bebidas de la C. Valenciana

Estanterías de un supermercados con escasez de productos lácteos, ayer.

El paro indefinido convocado por la Plataforma para la Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera siguió ayer manteniendo en vilo a las empresas de España y de la Comunitat Valenciana en particular en su novena jornada de protesta, pese a la ayuda de 500 millones de euros anunciada por el Gobierno para compensar el alza del precio de los carburantes. Una de las pruebas más palpables del efecto que tiene esta movilización es que grandes multinacionales del ámbito agroalimentario como Danone y Heineken advierten de que las citadas movilizaciones pueden impedirles suministrar sus productos.

La huelga gana músculo en las últimas horas con la adhesión, entre otras, de la patronal Fenadismer que reúne a más de 32.000 empresas y pone contra las cuerdas a industrias como la láctea que teme su parada total en las próximas horas si no se soluciona el conflicto. Así, el gigante galo de productos lácteos avisa de “una inminente ruptura de suministro en toda España, como consecuencia de los paros” convocados por los transportistas desde hace más de una semana. Danone tiene previsto parar hoy en España cuatro plantas de producción: Aldaia, Parets (Barcelona), Tres Cantos (Madrid) y Salas (Asturias), que cuentan con cerca de 2.000 trabajadores. Danone también posee tres plantas de agua mineral natural que se verían afectadas.

Piensos, frutos secos y panadería industrial

Mientras tanto, Heineken-Cruzcampo -con fábrica en Quart de Poblet- ha manifestado su "gran preocupación" por el impacto que el paro del transporte está ocasionando en sus operaciones, en el negocio de sus clientes de hostelería y de superficies comerciales, y ha advertido de que si la situación continúa así se verá imposibilitada a servir sus productos a las superficies comerciales, bares y restaurantes, y a aprovisionarse de materias primas, debido a los "violentos" piquetes que impiden las normales operaciones de la compañía. Estrella Galicia y Mahou San Miguel también ha reconocido que están operando "con dificultades". Y estas cerveceras no son las únicas empresas que reconocen estar desarrollando su actividad con dificultades derivadas del paro de los transportistas, ya que empresas de piensos, aceites, frutos secos, panadería industrial y bebidas, según fuentes de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), también se han visto abocadas al cese de su actividad

Sector del gran consumo

Ante el agravamiento del paro del transporte, las asociaciones que integran la cadena de valor agroalimentaria -Aecoc (gran consumo) , Aces y Asedas (supermercados), Anged (centros comerciales), Cooperativas Agro-Alimentarias y Fiab (industrias alimentos y bebidas)- alertaron ayer de que la situación ya es "insostenible" e instan a "acabar inmediatamente con un conflicto que está teniendo elevados costes para la economía y el conjunto de la sociedad". Además, exigen que se garantice la seguridad y el derecho a trabajar de los transportistas que no quieren sumarse al paro, y que quienes lo secundan no coaccionen al resto de los sectores de la cadena ni impidan la libre circulación de mercancías.

Las patronales alimentarias exigen que se garantice la seguridad y el derecho a trabajar de los transportistas que no quieren sumarse al paro

decoration

El paro, según las citadas organizaciones empresariales, está teniendo ya un gran impacto en toda la cadena alimentaria -sector primario, industria, transporte y distribución-, provocando graves daños económicos, la paralización y el cierre de fábricas y poniendo en peligro más de 100.000 puestos de trabajo. Ante esta situación, las empresas de distribución trabajan para adaptar su surtido, tratando de reemplazar aquellos productos que no están llegando al punto de venta por otras alternativas, con el fin de que el consumidor pueda realizar su compra con la mayor normalidad posible.

Puerto de València

 A diferencia de otros puertos, como el de Barcelona, con fuerte presencia de piquetes en sus accesos y largas colas de camiones, el de València no ha tenido problemas en sus puertas de entrada. Con todo, la actividad de carga y descarga de contenedores ha sido baja en estos últimos días por el temporal marítimo. De hecho, la Autoridad Portuaria de València decidió ayer reabrir el tráfico marítimo en las instalaciones del recinto del Grao, que permanecía cerrado desde última hora de la tarde del lunes, pero el de Sagunt permanecerá cerrado "hasta nuevo aviso" y el de Gandia está cerrado desde las 17 horas de ayer martes.

Compartir el artículo

stats