Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

El triunfo de la tercera vía

El Gobierno apostaba por Extremadura, Volkswagen por Cataluña y la Generalitat convenció a todos de que Sagunt es la mejor opción

El triunfo de la tercera vía

Valencia no tenía hace un año opciones para conseguir la gigafactoría de baterías del coche eléctrico y al final se ha impuesto a Extremadura, Cataluña y Aragón tras demostrar que es la mejor opción. El Gobierno de España quiere repartir las inversiones multimillonarias de los fondos de reconstrucción en toda España y apostaba en el caso de la gigafactoría por la opción extremeña como medida contra la despoblación en un gesto a la España vaciada y por las minas de litio de Extremadura. Volkswagen prefería Cataluña por la conexión marítima y por la planta de Seat en Martorell, pero se topó con que la Generalitat catalana no podía complementar los fondos europeos con ayudas regionales. Una vez descartada la opción catalana, la Generalitat vio abierta la ventana de oportunidad y echó el resto para conseguir la gigafactoría de Volkswagen. El Consell descubrió la opción «por casualidad» en un corrillo político en Madrid.

El Gobierno valenciano, que lleva desde hace tres años trabajando para lograr que la Comunitat Valenciana tenga una de las 10 gigafactorías de baterías previstas en Europa, contactó directamente con la multinacional alemana para presentarle el proyecto y el grupo Volkswagen llegó a la conclusión de que no había color con las otras candidatas por la conexión marítima y ferroviaria con Cataluña y Navarra (donde están las plantas que equiparán las baterías valencianas), la disponibilidad inmediata de 5,6 millones de metros cuadrados en Parc Sagunt II, una potente industria auxiliar del automóvil, el alto número de profesionales formados procedentes de las universidades valencianas y la existencia de colegios internacionales para los hijos de los directivos.

El jefe del Consell, Ximo Puig, puso al frente del equipo que ha seducido a Volkswagen a Andreu Ferrer, secretario autonómico de Presidencia y su mano derecha. En el trabajo se han implicado todas las consellerias, que en los últimos meses han dado prioridad a resolver cualquier aspecto que planteaba la multinacional (desde inquietudes medioambientales a educativas) y ha destacado el trabajo de un equipo formado (entre otras personas) por María José Mira (secretaria autonómica de Modelo Económico y Financiación), Rebeca Torró (secretaria autonómica de Economía Sostenible), María Dolores Parra (directora general de Internacionalización) y Vicente Joaquín García Nebot (director general de Urbanismo).

Una de las claves ha sido la posibilidad que tenía Valencia de ofrecer ayudas autonómicas para fomentar la industrialización por su condición de región económicamente menos industrializada y con menos recursos frente a Zaragoza o Barcelona. Extremadura podía dar más ayudas que la Generalitat, pero Volkswagen llegó a la conclusión que no tenía sentido instalar la gigafactoría en una zona «desconectada» por tren de sus plantas automovilísticas de Martorell y Landaben.

Compartir el artículo

stats