Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La megaplanta de Power Electronics tiene opciones de obtener fondos europeos

La Alianza Valenciana de Baterías opta a las ayudas del Perte de energías renovables, hidrógeno verde y almacenamiento

David Salvo, CEO de Power Electronics, durante la presentación de su proyecto de gigafactoría. | MA MONTESINOS

Valencia puede acabar con dos gigafactorías de baterías. La Alianza Valenciana de Baterías, que lidera la multinacional valenciana Power Electronics, tiene opciones de obtener fondos europeos del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) de energías renovables, hidrógeno verde y almacenamiento. La iniciativa de Power Electronics, que tiene su sede en Llíria, está enfocada al almacenamiento de energía procedente de los parque renovables, conlleva la inversión de 2.000 millones de euros e implica la generación de hasta 30.000 empleos. En las posibilidades de obtener las ayudas pesa la reputación empresarial de Power Electronics. El alcalde de Llíria, Joanma Miguel, mostró ayer su confianza en que finalmente «habrá sinergias entre la planta de Sagunt y la de Power Electronics».

El proyecto valenciano prevé un volumen de negocio anual de 2.500 millones de euros. La Generalitat impulsó en 2019 un grupo de trabajo para armar un proyecto liderado por empresas locales que dio lugar a la Alianza Valenciana de Baterías. Raül Blanco  (secretario general de Industria y pyme en el Ministerio de Industria) explicó hace un año que el Gobierno lleva desde 2019 trabajando con el equipo de la Conselleria de Economía (con la secretaria autonómica Rebeca Torró y la directora general Empar Martínez Bonafé al frente) para sacar adelante el proyecto.

La gigafactoría valenciana de baterías (que incluye un centro de investigación) implicaría la creación de otros 30.000 puestos de trabajo, según un estudio de la consultora McKinsey para Power Electronics. La multinacional valenciana (que tiene su sede principal y terrenos para crecer en Llíria) lidera el consorcio en el que se han integrado otras 22 empresas: Ford, Stadler, Iberdrola, Zeleros, UBE, CEV Technologies, Idom, Ampere Energy, Nutai, Astondoa, Grupo Segura, Endurance Motive, Fácil Solutions, Grupo Valautomoción, Grupo Gimeno, Inelcom Technology, Itera Mobility Engineering, Hess, Infamol, Mettecno, Torrecid y Witrac. Además, se han implicado en el proyecto el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE), el Instituto de Ciencia Molecular de la Universitat de València (Icmol) y el Instituto Tecnológico de Química de la Universitat Politécnica de València (ITQ). Todavía no está clara la ubicación de la gigafactoría.

La Generalitat Valenciana ya ha invertido un millón de euros en el centro de investigación de baterías vinculado al proyecto de Power Electronics.

Compartir el artículo

stats