Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La llegada de Volkswagen a Sagunt abre la puerta a recolocar a trabajadores de Ford Almussafes en la gigafactoría

La firma alemana creará 3.000 empleos en su planta de Sagunt, parte de los cuales podrían llegar del exceso de mano de obra que se prevé en la fábrica del óvalo azul por la electrificación

Terrenos donde se levantará la gigafactoría de Volkswagen en Sagunt.

El aterrizaje de Volkswagen en la Comunitat Valenciana para desarrollar una gigafactoría de baterías para coches eléctricos supondrá la creación de 3.000 empleos. Según ha podido saber este diario, buena parte de ellos podrían provenir de la fábrica que Ford tiene en Almussafes y en la que se prevé que sobre mano de obra en el medio plazo, incluso recibiendo las adjudicaciones por las que compite con Saarlouis (Alemania), por la inferior carga de trabajo que supone el ensamblaje de los vehículos con motores de no combustión y las menores ventas que proyecta el sector por los cambios en los patrones de movilidad.

El anuncio del establecimiento de la firma alemana en Sagunt fue recibido como un balón de oxígeno para el sector valenciano de la automoción. Y es que tanto la propia multinacional del óvalo azul como toda la industria auxiliar valenciana atraviesan serios problemas desde antes de la pandemia, una coyuntura que se ha agravado tras la crisis sanitaria por la escasez global de semiconductores y que podría mitigar la gigafactoría de baterías.

De hecho, los más de 6.000 empleados de la fábrica de Ford en Almussafes no tiene asegurada la carga de trabajo más allá de 2026, cuando finaliza el contrato del Kuga. Los otros modelos irán desapareciendo de los lineales de montaje progresivamente, como sucedió con el Mondeo hace escasas semanas. Así, el futuro de la planta depende de ganar la batalla a Saarlouis y recibir las adjudicaciones de dos modelos eléctricos que la firma de EE UU tiene pendientes de asignar.

La apuesta de Volkswagen por Parc Sagunt fue interpretada como un espaldarazo a la candidatura valenciana, pero el veredicto sigue guardado bajo siete llaves en Detroit y no se hará oficial hasta junio. En todo caso, los sindicatos llevan tiempo alertando de que Almussafes encara un trienio negro hasta entonces por esa menor producción y asumen que, incluso ganando las adjudicaciones, seguirá habiendo un excedente de mano de obra a partir de 2026, precisamente cuando empezaría a funcionar la planta de baterías.

Desde el comité de empresa de la planta automovilística apuntan a que parte de esos trabajadores que saldrían de Ford Almussafes durante este periodo de tiempo podrían ser reabsorbidos por la gigafactoría de Volkswagen en Sagunt. El portavoz de UGT-Ford, José Luis Parra, no confirma tal extremo si bien apunta a que esa es la estrategia que ha seguido la compañía alemana durante su despliegue de estas infraestructuras en Europa.

“Volkswagen siempre ha instalado sus gigafactorías buscando núcleos con alta actividad de la industria del automóvil porque planifica la reabsorción de los puestos de trabajo excedentes que se prevén en las plantas de fabricación de vehículos. De hecho, en Alemania ya ha anunciado que recolocará a más de mil empleados de una fábrica tradicional en una de baterías”, asegura Parra a este diario.

Y es que, además de las buenas conexiones y la reducción de costes logísticos que ofrece la ubicación de Parc Sagunt II a Volkswagen, la compañía también tuvo en cuenta el gran número de personal cualificado al que tiene acceso en la Comunitat Valenciana gracias al ecosistema creado en el entorno de Ford, un aspecto decisivo a la hora de priorizar el municipio valenciano por delante de otros competidores como Extremadura, Cataluña o Aragón.

Compartir el artículo

stats