Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El atasco de 500 buques en Shanghai pone en jaque el comercio exterior valenciano

Automóvil, cerámica y textil-confección advierten del retraso en importaciones y exportaciones y del encarecimiento de los fletes

Canal de acceso al Puerto de Shanghai, el más grande del mundo, con varios buques haciendo cola, en una imagen del pasado jueves. | BLOOMBERG

El confinamiento de la población y la paralización de la actividad económica durante el último mes en Shanghai (China) -que alberga el puerto más grande del mundo- y la posibilidad de otro gran encierro en Pekín vuelve a poner en alerta a grandes sectores empresariales dependientes del comercio exterior en toda Europa, incluidos los de la Comunitat Valenciana. Más de 500 mercantes están ya atascados en este recinto portuario del sudeste asiático soportando largas colas ante la paralización de sus terminales de carga y descarga.

El atasco de 500 buques en Shanghai pone en jaque al comercio exterior valenciano

La secretaria de la Asociación de Cargadores de España, Nuria Lacai, anuncia en su podcast de La Información que muchas empresas como Repsol, El Corte Inglés, DHL, Galp, 3M o Gullón ya están notando los efectos del parón en Shanghai en sus exportaciones. En ese sentido, «la imposición de nuevas restricciones en China a causa de la covid-19 supone una puntilla más para el sector de la logística y el transporte, especialmente para el transporte marítimo mundial», advierte Francisco Aranda, presidente de la patronal logística UNO.

El bloqueo en las tareas de carga y descarga de mercancías en el Puerto de Shanghai, que provoca el colapso en otros emplazamientos de esta área geográfica, si se prolonga, también acabará afectando a actividades empresariales de la Comunitat Valenciana como las de la factoría Ford de Almussafes y su industria auxiliar, así como a las empresas azulejeras y del textil-confección. Los principales productos exportados a través de Shanghai incluyen lavadoras, aspiradoras, paneles solares, componentes electrónicos y textiles, entre otros productos.

Según Aranda, quien también reclama ayudas al Gobierno ante el elevado precio del gas, «la paralización del tráfico de contenedores en Shanghai tensionará aún más la cadena de global de suministros y lastrará la competitividad de un sector esencial para las economías en el que cualquier cambio, por pequeño que sea, afecta a todos los eslabones de la cadena». Además, considera que agudizará la inflación a la que se enfrenta el comercio exterior desde hace ya meses.

Recorte de rutas

El Puerto de Shanghai aglutinó el 17% del tráfico de contenedores de China y el 27% de las exportaciones de China, y ha sido el emplazamiento con más tráfico del mundo durante la última década. Sobre el colapso que estos días está teniendo este enclave del sudeste asiático, el presidente de la Autoridad Portuaria de València (APV), Aurelio Martínez, sostiene que «todavía no está afectando al Puerto de València. Es pronto para verlo y depende de si se puede solucionar en un tiempo razonable. La parada de estos barcos a la espera de poder cargar o descargar sí influye en la flota que está paralizada», reconoce el presidente de la APV.

Respecto a la evolución de los fletes, Martínez prevé que en el año 2022 se vayan ajustando los precios de los fletes tras la gran subida en los últimos tiempos. El flete llegó a los 18.000 dólares por contenedor entre Asia y Europa y ahora están en un promedio de 12.000 dólares.

A la vista del atasco del transporte marítimo en esta región del mundo, la naviera Maersk, segunda en el ranking del sector después de MSC, ha anunciado esta semana que «varios buques omitirán en sus rutas el puerto de Shanghái» debido a la escasez de espacio disponible para contenedores.

Un informe de la Asociación de Cargadores de España constata que, «de momento, las consecuencias se están notando en la exportación porque no se puede entregar la mercancía a los clientes asiáticos y dentro de unas semanas, a mediados de mayo, la congestión en el puerto de Shanghai provocará la falta de contenedores y barcos en otras lineas de transporte marítimo».

El Puerto de València cerró el ejercicio 2021 superando los 5,6 millones de TEU (contenedor estándar de 20 pies) y los 85 millones de toneladas, unas cifras que mejoraron la actividad respecto a 2020 y 2019. China, que en 2021 adelantó a Estados Unidos, sigue siendo el principal socio comercial de Valenciaport.

Compartir el artículo

stats