Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anffecc denuncia que la subida de costes sigue lastrando a los esmaltes

Desde la patronal se asegura que la pérdida de rentabilidad en las empresas supone un riesgo para mantener la apuesta por la innovación

Joaquín Font de Mora, presidente de Anffecc. | LEVANTE-EMV

Desde la Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (Anffecc) se asegura que desde principios de año, «el sector está viendo muy mermada su rentabilidad debido a los continuos incrementos de costes que el sector lleva asumiendo desde hace más de un año, tanto de la energía como de las materias primas, transportes, combustibles y materiales».

Joaquín Font de Mora, presidente de Anffecc señala: «El sector lleva más de un año asumiendo incrementos de costes constantes en numerosos frentes. Comenzó con los precios de las materias primas y desde entonces todos nuestros costes han ido subiendo de forma alarmante, principalmente la energía». En este sentido, indica que los precios del gas, «si bien no están en los picos del mes pasado, siguen siendo muy elevados, al igual que el combustible, que sigue manteniéndose en un precio extremadamente alto. De hecho, esto repercute directamente en el precio del transporte, tanto a nivel nacional como internacional».

Por si esto no fuera suficiente, el sector de esmaltes es especialmente sensible a los precios de las materias primas, ya que son un componente esencial de sus formulaciones. Según indica Font de Mora «desde hace un año, materias primas estratégicas como el óxido de cobalto han subido un 210 %, el óxido de praseodimio, un 320 %; el óxido de zirconio, un 90 %; el silicato de zirconio, un 75%; el óxido de cromo y el carbonato de bario, un 80%; el óxido de zinc y óxido de titanio, en torno al 60 %; y otras como el cuarzo, el caolín o los feldespatos, entre el 40 % y el 60 %».

En este sentidio, Font de Mora subraya que las materias primas «son uno de nuestros costes principales y dependemos de ellas por la dificultad para encontrar productos sustitutivos, por lo que necesitamos importarlas necesariamente, ya que no hay producción de las mismas en España». Además, el presidente de la patronal recuerda que los precios de las materias primas «fluctúan y son difícilmente previsibles, pues cotizan en bolsas internacionales, e incluso a veces son los propios productores quienes restringen el suministro, creando distorsiones intencionadas, que nos repercuten directamente sin poder hacer nada al respecto».

En cualquier caso, «todos estos incrementos de costes a la vez, en elementos esenciales para nuestro sector, generan mucha incertidumbre y repercuten directamente en nuestra capacidad de inversión en I+D+i así como de forma directa en nuestra cuenta de resultados». Además, añade Font de Mora, «también el tipo de cambio dólar-euro en este momento no nos beneficia, ya que el dólar se ha fortalecido, y esto hace que nos resulten más caras las adquisiciones realizadas en esta moneda».

Todos estos parámetros están afectando de forma alarmante a la rentabilidad del sector, pues, según indican desde Anffecc, «los márgenes de algunos productos eran ya muy estrechos y se mantenían compensándolos con otros que aportan mayor valor añadido, pero ahora es difícil mantener la rentabilidad incluso de estos últimos, por lo que la situación está siendo realmente complicada».

Como se ha mencionado, «mantener un mínimo margen de beneficio es esencial para poder continuar la apuesta por la I+D+i, que es la seña de identidad de esta industria a nivel internacional, por lo que habrá que seguir tomando medidas para evitar que esto suceda».

Hay que recordar que el sector de esmaltes cerámicos español es desde hace años líder mundial en I+D+i, diseño, calidad, ventas y servicio al cliente. Su prestigio es reconocido en todo el mundo y más del 70 % de la producción de fritas y esmaltes españoles se exporta fuera de nuestras fronteras, llegando a todos los rincones, desde Europa e Hispanoamérica hasta Extremo Oriente.

La industria de esmaltes española está localizada en la provincia de Castelló, muy próxima a sus clientes productores de azulejos y a los productores de maquinaria cerámica, en lo que se ha venido en llamar el cluster cerámico español, que hoy en día es el máximo referente de innovación en la producción industrial de azulejos a nivel internacional.

Compartir el artículo

stats