Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hosteleros valencianos tienen problemas para cubrir miles de empleos

La pandemia deshizo parte de las plantillas en el sector de la restauración y el hotelero, y muchos afectados por los ERTE han cambiado de profesión

Cartel de "se necesita camarero" en un restaurante de València. Fernando Bustamante

Los hosteleros y hoteleros valencianos están teniendo problemas para cubrir miles de empleos ante la reactivación del sector del ocio y la vuelta del turismo de masas. La pandemia deshizo parte de las plantillas de bares, restaurantes y hoteles, y muchos afectados por los ERTE han cambiado de profesión. Los empresarios confiesan que es una situación «incomprensible» ante los altos niveles de paro que sufre España. En un momento en el que el país cuenta con medio millón de trabajadores más que antes de la pandemia, la hostelería emplea a 73.362 personas menos.

Fidel Molina, presidente de SOS Hostelería y cofundador del grupo Myr Hoteles, lamenta la situación. «Es un auténtico desprósito. Es incomprensible que tengamos tres millones de parados y no encontremos trabajadores. Faltan camareros, cocineros... falta de todo. Es una vergüenza».

El desajuste es mayor en bares y restaurantes que en hoteles. Nuria Montes, secretaria general de la patronal hotelera valenciana Hosbec, explica que en el caso de la Costa Blanca los establecimientos tienen tradicionalmente un 75 % de su plantilla fija y el resto es eventual para temporadas en las que tienen que reforzar el personal como en verano. «Estamos teniendo dificultades para completar las plantillas. Los hoteles grandes de más de 50 empleados han podido proteger a sus plantillas con los ERTE, el problema está en el porcentaje de 25 % de eventuales que se contratan para picos de trabajo como el verano. Además, la reforma laboral lo ha terminado de complicar", asegura.

Nuria Montes añade que este verano necesitan contratar a 3.200 que complementarán a otros 13.000 trabajadores que están en las plantillas fijas de los hoteles. La secretaria general de Hosbec tampoco comprende que «esto pase en un país con tres millones de parados». Las complicaciones para contratar personal han pillado al sector en un momento de plena recuperación tras dos años malos por la pandemia.

Complicaciones

Ramón Sahuquillo, dueño de dos bares en València que operan bajo la marca Llebeig Café, reconoce que está siendo difícil. «Convocamos a seis personas para hacer la entrevista de trabajo y aparecen dos. Yo he dado a personas de alta que después no se han presentado. Te las ‘roban’ por el camino». Sahuquillo precisa que muchos camareros lo pasaron mal durante los cierres por las oleadas de la pandemia y cambiaron de sector en busca de una mayor estabilidad. También hay casos de inmigrantes que han vuelto a sus países durante la pandemia.

La restauración está volviendo a los niveles de actividad previos al estallido de la crisis del coronavirus. Los hoteles también han recuperado su nivel de reservas pese a que abril fue algo peor de lo esperado a causa de las lluvias.

Miguel Esparza, director general del hotel de València Primus, reconoce que les ha costado completar la plantilla del establecimiento (que tiene 262 habitaciones). «Es difícil encontrar personas de cocina y de sala. Muchos de los que se fueron durante la pandemia no han vuelto. Yo creo que la reforma laboral también lo ha complicado porque los hoteles necesitan que una parte de su personal sea eventual para cubrir picos de demanda», subraya Miguel Esparza. La mayoría de los hoteles estuvieron cerrados durante dos etapas de la pandemia, al principio y durante la ola de contagios de diciembre de 2020 que fue más acusada en la Comunitat que en otras regiones de España.

Compartir el artículo

stats