Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coste de alquilar una habitación para vivir en València sube un 50 % en cuatro años

El precio medio de los dormitorios en pisos compartidos en la capital ronda los 300 euros y las inmobiliarias tienen listas de espera de un mes de personas que no pueden arrendar una vivienda tras alcanzar en abril su máximo histórico

Anuncio de alquiler de un piso compartido, en una imagen de archivo. M.A.Montesinos

El coste de alquilar una habitación para vivir en València ha subido un 50 % en los últimos cuatro años, según advierte el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Valencia. El precio medio de los dormitorios en pisos compartidos en la capital del Túria ronda los 300 euros al mes. La demanda ha subido tanto en los últimos meses que las inmobiliarias tienen listas de espera de un mes de personas que no pueden alquilar una vivienda completa. La plataforma Idealista advirtió ayer de que el coste de los arrendamientos en València alcanzó el máximo histórico en abril al rondar los 9,8 euros el metro cuadrado al mes de media (980 euros un piso de 100 metros). En 2008, año en el que estalló la burbuja inmobiliaria, el coste del metro cuadrado era de 8,9 euros.

En algunos casos, el alquiler de las habitaciones ha subido hasta un 70 % tras una pequeña reforma al pasar de 165 a 280 euros. Vicente Díez, portavoz del Colegio de API de Valencia, precisa que el precio medio de las habitaciones en pisos compartidos en la capital ronda entre los 250 y los 300 euros al mes. Los consultores han detectado que en los últimos años empresas e inversores profesionales se han lanzado a comprar viviendas para arrendarlas por habitaciones en busca de una mayor rentabilidad.

180 euros

El portavoz de los API precisa que en los últimos cuatro años el coste de las habitaciones compartidas en València «ha subido un 50 %». «Antes se podían conseguir por 180 euros. Ahora es imposible alquilar por ese precio. Hay parejas que se están yendo a vivir a pisos compartidos porque no pueden pagar el alquiler de una vivienda para ellos solos». El problema de fondo es que los alquileres de los pisos se ha disparado por la demanda de familias que no pueden acceder a la compra porque carecen del dinero necesario para pagar la entrada, ya que los bancos solo financian el 80 %. La entrada para comprar un piso de 180.000 euros (que es lo más barato que se puede encontrar en obra nueva) ronda los 50.000 euros.

El alquiler de habitaciones también ha llegado con fuerza al área metropolitana

decoration

Vicente Díez, que conoce a fondo el mercado de los pisos compartidos porque su inmobiliaria está en la zona universitaria, añade que este fenómeno también ha llegado con fuerza al área metropolitana. «Al margen de los estudiantes, el alquiler de habitaciones en pisos compartidos antes era algo marginal. Ahora cada vez es más habitual que trabajadores con empleos precarios o que cobran poco tengan que recurrir a este tipo alquileres».

El incremento de los costes de alquilar una vivienda completa es especialmente intenso en los distritos de Poblats Marítims (20 %), Rascanya (17,5 %), El Pla del Real (16,9 %), Algirós (15,9 %), l’Olivereta (15 %) y Extramurs (13 %).

El precio de los alquileres se ha disparado en el último año por la recuperación económica que ha devuelto el trabajo a miles de empleados del sector servicios (camareros, trabajadores de hoteles o vendedores) y la reactivación de los alquileres turísticos (durante la pandemia más de 5.000 inmuebles pasaron del alquiler por días al tradicional y ahora vuelven a ser ocupados por turistas). Los pisos de alquiler más caros de València están en Ciutat Vella (por la demanda turística) con una renta media de 11,9 euros el metro cuadrado al mes, seguidos de los de l’Eixample (10,7 euros) y Poblats Marítims. El distrito más económico es Jesús con pisos a 7,9 euros el metro cuadrado al mes.

El incremento de precios del alquiler en la provincia de Valencia es más moderado con una subida del 5,6 % interanual, aunque se está disparando en los últimos meses.

Compartir el artículo

stats